Zumo de cúrcuma para combatir alteraciones en el hígado y riñones

Zumo de cúrcuma
Zumo de cúrcuma para combatir alteraciones en el hígado y riñones

La cúrcuma es reconocida por ser una de las plantas medicinales con más propiedades. Es una gran aliada para fortalecer los huesos y las articulaciones por su efecto antiinflamatorio. Además, evita la metástasis en diferentes tipos de cánceres, y es un potente desintoxicante para el hígado y un excelente purificador de riñones.

Cúrcuma para el hígado y riñones

Según estudios científicos, la cúrcuma actúa como un gran antitóxico natural para el hígado por su componente principal, la curcumina. Cuyos efectos retrasan el daño del hígado, sobre todo cuando puede producir cirrosis.

Mientras que, en el cuidado de los riñones, la cúrcuma actúa como un gran limpiador gracias a sus propiedades antiinflamatorias. Esto, considerando que las alteraciones en los riñones, en su mayoría, son producto de inflamación. Por lo que la cúrcuma permite reducir el nivel de hinchazón de forma natural, sin efectos secundarios.

Además de estos dos principales efectos, esta especia también te permite controlar el peso al acelerar el metabolismo. Igualmente, ayuda a aliviar los cuadros depresivos, combatir la psoriasis, restaurar la piel dañada, aliviar la artritis, etc.

Zumo de cúrcuma para alteraciones en hígado y riñones

Para combatir las afecciones que atacan al hígado y a los riñones, integra este zumo en tu dieta diaria:

Ingredientes

  • 5 a 7 pulgadas de raíz de cúrcuma fresca.
  • 5 a 7 pulgadas de tamarindo o mango.
  • 2 limones.
  • Miel de abeja natural al gusto.

Preparación

  • Pela la cúrcuma.
  • Si utilizarás tamarindo, remueve las cáscaras y las raíces internas. Solo necesitarás el fruto. Si vas a usar mango, solo retira la cáscara para quedarte con la pulpa.
  • En un reciente grande con abundante agua, pon la cúrcuma pelada, llévala a ebullición y deja hervir por unos 20 minutos.
  • En otro recipiente agrega 2cms de agua, coloca el tamarindo pelado y calienta a fuego bajo. Con la ayuda de un utensilio de madera, mueve el fruto hasta conseguir suavizar la textura. De ser necesario, vierte más agua, sabrás que está listo cuando comiences a ver las semillas. Una vez la textura se torne blanda, apaga el fuego y deja reposar. (Salta este paso en caso de usar mango).
  • Transcurridos los 20 minutos, la cúrcuma ya habrá soltado su peculiar color. Así que agrega un poco de agua fría para disminuir la temperatura. Toma el contenido del recipiente y licúalo muy bien.
  • Pasa la mezcla del tamarindo por un colador, y licúa bien el contenido junto al agua de la cúrcuma.
  • Para finalizar, exprime sobre la preparación anterior los 2 limones en ka batidora de vaso, mezcla un poco más y sirve tu zumo en un frasco de conservas, agrega miel a tu gusto, y agita.

 

¡Aprovecha los beneficios de la cúrcuma!