¡Cuidado con las papas fritas de paquete!

Cuidado con las papas fritas de paquete. Todos estamos tentados a comer unas papas fritas de envoltura, es una adicción que muy pocos podemos controlar. En este artículo vas averiguar por qué las patatas fritas de paquete, no son el bocadillo ideal.

El sabor y la textura crujiente son la mezcla perfecta para los amantes de las papas fritas. Cuanto más ruido hacen, más queremos que hagan y más nos gustan. Nuestro estómago nunca está lleno de patatas fritas. Cada vez que abrimos un paquete nos lo comemos, lo cerramos con la promesa de guardarlo, pero nuestros pensamientos siempre están ahí. Es donde lo reabrimos, para empezar a comer de nuevo.

Las patatas fritas envueltas crean una de las formas más extendidas de dependencia alimentaria. Los niños, los devoran durante la pausa del almuerzo en la escuela. Los adultos lo consumimos como aperitivo, delante de una película, o en un evento deportivo.

¿Pero por qué no podemos parar? Según algunos investigadores, esta adicción, que facilita el sobrepeso y con el tiempo conduce a la obesidad, se debe a la presencia de sal. La sal con el azúcar y la grasa forman un trío perfecto para hacer de las patatas fritas irresistibles a nuestro paladar.

Así que el consejo es: Cuidado con las papas fritas de paquete. Hay que consumirlas con precaución, sobre todo en los niños.