Cuidado con la bacteria Escherichia Coli

Las bacterias de la flora intestinal son muy peligrosas, entre ellas está Escherichia Coli, una bacteria presente tanto en nuestro cuerpo como en algunos animales. Sin embargo, con un poco de atención y prevención, se vuelve realmente inofensivo.

Escherichia coli, ¿cómo la tratas?

Presente en la flora intestinal, Escherichia Coli presenta la gran mayoría de sus cepas como absolutamente inofensivas.

Pero algunos pueden ser realmente peligrosos, especialmente si atacan ciertas partes del cuerpo. Los síntomas en caso de infección son calambres estomacales, diarrea y episodios de vómitos. En algunos casos, también se puede presentar fiebre, aunque por lo general no es alta.

¿Pero cómo se entra en contacto con esta bacteria en particular? La forma más común de infectarse es entrar en contacto con agua o alimentos contaminados, estos últimos generalmente frutas y verduras. Pero la carne cruda y la leche no pasteurizada también pueden ser perjudiciales en este caso específico. Las personas mayores y los niños son naturalmente los más vulnerables.

No hay medicamentos para curar esta infección y erradicar la bacteria, por lo que la prevención sigue siendo la única forma de evitar esta molesta enfermedad. Por lo tanto, se presta la máxima atención a los alimentos, en particular a la carne y a las frutas y hortalizas crudas.

Lavarlas con mucho cuidado es lo único que hay que hacer para asegurarse de que no tenga encuentros desagradables. La higiene de las manos también es importante, especialmente antes de cocinar o comer. Después de acariciar a su mascota o de ir al baño, siempre es esencial lavarse las manos con agua y jabón.

¡Cuidado con la bacteria Escherichia Coli, tenga cuidado con lo que consumo, y mantenga una higiene!