Nutrición

El cuerpo necesita un año para realmente morir

El cuerpo necesita un año para realmente morir. El investigador Alyson Wilson ha estado estudiando el comportamiento de los cadáveres durante más de 17 meses, fotografiando cada movimiento y aprovechando el lapso de tiempo, y ha descubierto que, en realidad, cuando morimos no quedamos exactamente «en paz», sino que nuestros cuerpos siguen «vivos». En un caso concreto, incluso los brazos de un difunto que había sido consagrado se movían a lo largo del cuerpo. ¿Pero cómo es posible?

Según el investigador, los movimientos que se registran en los cadáveres son atribuibles al proceso de descomposición, por lo que mientras el cuerpo se momifica y los ligamentos se secan.

Para llegar a esta conclusión, la investigadora, que dice que siempre le han fascinado los cadáveres, se ha trasladado cada mes de Cairns a Sydney, donde se encuentra, en un lugar secreto, la «granja de cuerpos», es decir, un lugar donde se guardan 70 cuerpos para la ciencia. Oficialmente conocido como el «Centro Australiano para la Investigación Experimental Taxonómica (AFTER)», esta «granja» es un lugar donde se llevan a cabo investigaciones pioneras sobre el comportamiento de nuestro cuerpo post-mortem.

Los hallazgos son interesantes porque pueden ayudar a la policía a estimar la hora exacta de la muerte, reducir los errores y también facilitar la identificación de los cuerpos de las personas que han estado desaparecidas durante mucho tiempo. En resumen, una mejor comprensión de los movimientos de nuestro cuerpo post-mortem también podría ayudar a reducir el riesgo de malinterpretar la causa de la muerte o la interpretación de la escena de un crimen.

¡No olvide que el cuerpo necesita un año para realmente morir!

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.