Salud

¿Cuánto tiempo tarda en reducirse la presión arterial?

La hipertensión arterial es un problema de salud común. Las personas pueden reducir su presión arterial de varias maneras, como por ejemplo con la dieta, el ejercicio y la medicación para la presión arterial. El tiempo que se tarda en reducir la presión arterial depende de una serie de factores, entre ellos:

  • el nivel inicial de la presión arterial de una persona
  • los métodos utilizados para reducirlo
  • otros factores de salud individuales.

Aunque la medicación para la tensión arterial funciona con relativa rapidez, las personas suelen tener que hacer cambios en su dieta y estilo de vida para mantener su tensión arterial a largo plazo. En este artículo se analiza el tiempo que se tarda en bajar la tensión arterial con distintos métodos.

¿Cuánto tiempo tarda?

El ejercicio regular puede ayudar a reducir la presión arterial de una persona. El médico que diagnostica la presión arterial alta, o hipertensión, puede recetar uno o más medicamentos para ayudar a controlarla y reducir el riesgo de infarto y accidente cerebrovascular. Estos fármacos pueden incluir diuréticos, betabloqueantes e inhibidores de la ECA, solos o en combinación. Los medicamentos pueden reducir la presión arterial rápidamente, por lo general en unos pocos días. Sin embargo, no son necesariamente el mejor tratamiento a largo plazo debido a sus efectos secundarios.

La medicación puede ayudar a controlar la presión arterial alta mientras la persona hace cambios en el estilo de vida subyacente que puede estar causando la presión arterial alta. Los cambios en la dieta pueden reducir rápidamente la presión arterial en muchos casos.

Un estudio publicado en la revista Hypertension informó de que las personas que seguían la dieta DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension) reducían su presión arterial entre 1 y 4 milímetros de mercurio (mm Hg) en una semana. El mismo estudio señaló que la reducción del consumo de sodio disminuía gradualmente la presión arterial a lo largo de 4 semanas. Hacer cambios constantes y a largo plazo en la dieta y el estilo de vida puede ayudar a mantener la presión arterial en un rango saludable.

En los siguientes apartados se examina cómo reducir la presión arterial mediante diversos métodos.

Dieta

Una dieta saludable puede reducir el riesgo de hipertensión y ayudar a reducir la presión arterial. Por el contrario, algunas dietas pueden aumentar la presión arterial de una persona al provocar retención de líquidos o aumento de peso. Las dietas ricas en los siguientes componentes pueden aumentar la presión arterial:

  • sal o sodio
  • grasas saturadas
  • grasas trans
  • azúcares

Una dieta sana incluye muchos alimentos saludables para el corazón, entre ellos:

  • frutas
  • verduras
  • granos enteros
  • otros alimentos ricos en fibra
  • grasas insaturadas

Muchos médicos incluyen planes de dieta en el tratamiento de la presión arterial alta. Por ejemplo, el plan de la dieta DASH incorpora una dieta saludable para el corazón al tiempo que reduce los alimentos que aumentan la presión arterial. Tomar medidas para adoptar una dieta saludable para el corazón es una buena manera de reducir la presión arterial. Las personas a las que les resulta difícil cambiar su dieta pueden pedir consejo a un nutricionista.

Ejercicio

El ejercicio es un factor importante para reducir la presión arterial de una persona. El ejercicio regular ayuda a prevenir y reducir la hipertensión arterial. Un estudio publicado en la revista Blood Pressure descubrió que el ejercicio regular provocaba un descenso del 3,9% en la presión arterial sistólica y del 4,5% en la diastólica en personas mayores.

Además, el ejercicio tiene muchos beneficios para la salud y ayuda a controlar otros factores de riesgo de la hipertensión, como el sobrepeso y la obesidad. El ejercicio no es una solución rápida para la hipertensión, sino un cambio de estilo de vida. El ejercicio regular es un paso hacia la reducción de la presión arterial y es mejor cuando las personas lo integran con otros factores, como una dieta saludable.

Pérdida de peso

El peso de una persona tiene una influencia directa sobre el corazón y el sistema circulatorio. El sobrepeso o la obesidad aumentan el riesgo de padecer hipertensión arterial y suponen un esfuerzo adicional para el corazón. Para la mayoría de las personas, los cambios en la dieta y el ejercicio son formas eficaces de controlar el peso y reducir estos riesgos. Perder peso de forma saludable lleva tiempo, pero tiene muchos beneficios.

Reducir el sodio

Las dietas ricas en sodio aumentan el riesgo de sufrir problemas cardíacos, como la hipertensión arterial. Reducir la ingesta de sodio puede reducir este riesgo. Un estudio publicado en el Journal of the American College of Cardiology descubrió que las personas que reducían su consumo de sodio disminuían su presión arterial entre 3 y 9 mm Hg.

Dejar de fumar

El tabaquismo es un factor de riesgo de varias enfermedades cardíacas, así como de otros efectos en el organismo. También puede influir en la presión arterial directa e indirectamente. El propio tabaquismo aumenta la presión arterial. Cada vez que una persona fuma, su presión arterial se eleva temporalmente. Además, el tabaquismo aumenta el riesgo de aterosclerosis, que es la acumulación de placas de grasa en las arterias. La aterosclerosis aumenta el riesgo de otros problemas, como el infarto de miocardio y el ictus. La presión arterial alta acelera el proceso de aterosclerosis.

Dejar de fumar puede ayudar a reducir estos riesgos.

Limitar el consumo de alcohol

El alcohol es otro factor de riesgo para la hipertensión arterial. Una persona no necesita eliminar el alcohol de su dieta para beneficiarse. Sin embargo, reducir el consumo de alcohol puede reducir significativamente la presión arterial. Un estudio de 2017 informó que la reducción del consumo de alcohol en personas que bebían más de dos bebidas al día dio lugar a una reducción de la presión arterial sistólica de 5,5 mm Hg y de la presión arterial diastólica de 4 mm Hg.

Beber más de dos vasos puede aumentar la presión arterial.

Reducir el estrés

El estrés es otro factor importante en la salud general que puede contribuir a la presión arterial. La reacción de una persona al estrés también puede influir en la salud del corazón. Por ejemplo, algunas personas pueden recurrir al alcohol, al tabaco o a los alimentos reconfortantes. Estos factores pueden aumentar el riesgo de hipertensión arterial.

Encontrar formas de reducir o eliminar el estrés puede ayudar a reducir estos factores. Las técnicas de reducción del estrés incluyen:

  • los ejercicios de respiración
  • la meditación
  • actividades de movimiento, como el tai chi o el qi gong
  • el yoga o estiramientos suaves
  • otras terapias, como la acupuntura o el masaje
  • eliminación de los factores de estrés personales.

Otros consejos para la salud del corazón también pueden ayudar a reducir el estrés, como el ejercicio regular. La reducción del estrés forma parte de un cambio general para la salud del corazón.

Otros factores de la presión arterial

Hay otros factores que también aumentan el riesgo de padecer hipertensión arterial, como por ejemplo:

  • antecedentes familiares de hipertensión arterial
  • edad avanzada
  • enfermedad renal crónica
  • diabetes
  • un estilo de vida sedentario
  • apnea del sueño
  • colesterol alto

La edad y el sexo también influyen. Los hombres menores de 64 años son más propensos a tener la presión arterial alta. Las mujeres de más de 65 años tienen más probabilidades de padecer hipertensión arterial.

Resumen

La hipertensión arterial aumenta el riesgo de otros problemas cardíacos graves, como la aterosclerosis y el infarto. Se pueden conseguir reducciones relativamente rápidas de la presión arterial mediante cambios directos en la alimentación y el estilo de vida. En algunos casos, los médicos pueden recomendar medicación para ayudar a mantener la presión arterial en un nivel aceptable mientras la persona hace cambios en la dieta y el estilo de vida. Aunque algunos cambios pueden producir resultados rápidamente, es importante continuar con estas tendencias. Volver a los viejos hábitos puede simplemente revertir estos cambios y hacer que la presión arterial de la persona vuelva a aumentar. Más que una solución rápida, los cambios constantes son la mejor manera de reducir la presión arterial a largo plazo.

Puede interesarle: Ataque cardíaco: las mujeres ahora están en mayor riesgo