¿Cuánto correr al día para perder peso?

Después de que nos miramos en el espejo, ¿vimos que aumentamos un poco de peso? ¡No te preocupes, con un poco de buena voluntad y constancia puedes volver a ponerte en forma! Es importante realizar una actividad física regular: correr es una de las disciplinas más populares desde este punto de vista; tratemos de entender cuánto se corre al día para perder peso.

¿Cómo quemar la grasa?

El deseo de perder unos cuantos kilos es una de las principales razones que empujan a la gente a hacer deporte: muchas personas se han acercado al mundo del running por este mismo motivo. Si el objetivo es perder peso, hay que tener en cuenta que hay que quemar más calorías de las que se consumen.

Al correr, el cuerpo utiliza tanto los carbohidratos como las grasas como energía: el uso de estas dos fuentes depende de dos factores, a saber, la intensidad y la velocidad con la que se corre. Sabemos muy bien que el cuerpo de aquellos que realizan sesiones de alta intensidad pero con tiempos de recuperación pasa a utilizar principalmente los hidratos de carbono, mientras que aquellos que corren a un ritmo más bandi pero por períodos más largos de tiempo quemarán más grasa a su metabolismo.

¿Así que sólo corres lento y largo para perder peso? No exactamente porque, como dije, tienes que quemar más calorías de las que consumes y las calorías se queman trabajando con intensidad. Para perder peso es necesario correr a una buena intensidad (justo por debajo del umbral aeróbico), pero las sesiones de este tipo sólo pueden ser abordadas por aquellos que ya están entrenados y si el objetivo es perder peso, es muy probable que no esté bien entrenado.

Al principio es mejor dedicarse un poco a la caminata deportiva, y luego empezar a moverse un poco más rápido. Una vez que hayas entrenado lo suficiente en la carrera regular podrás insertar algunas sesiones de alta intensidad.

Por lo menos un par de veces a la semana, después de un buen calentamiento, puedes hacer veinte minutos de carrera rápida al 80% de la frecuencia cardíaca máxima o puedes proceder con el entrenamiento a intervalos, haciendo dos minutos a alta intensidad (siempre al 80% de la frecuencia cardíaca máxima) seguidos de dos minutos de carrera suave para recuperarte; si puedes llegar a diez «cambios» puedes decir que estás bien avanzado, empiezas a perder peso. Aumentar el tiempo a alta intensidad o el número de repeticiones dará resultados aún mejores.