¿Cuáles son los beneficios para la salud de las verduras de invierno?

Comer en temporada le permite ahorrar dinero, pero sobre todo proporcionar a su cuerpo todos los nutrientes que necesita para soportar el clima. En invierno, la cocina de temporada puede ser triste para algunas personas, pero es un hábito que hay que tener para mantenerse sano durante todo el año.

De hecho, todas las frutas y verduras de temporada proporcionan al cuerpo los minerales y nutrientes específicos que necesita para adaptarse a los cambios. Además, comer en temporada es un acto de responsabilidad. En este artículo, descubrirá los beneficios de las verduras de invierno que puede poner en sus platos. En sopas, ensaladas, cocidas o crudas, las verduras de invierno son sus mejores aliados para la salud en el frío.

¿Por qué comer en temporada en invierno?

En invierno, más que en cualquier otra estación, su dieta debe fortalecer sus defensas inmunológicas. Dado que el 70% del sistema inmunológico está localizado en el intestino, es esencial que usted cuide de su microbiota intestinal. Para ello, es necesario abastecerse de frutas y verduras frescas.

Y como la naturaleza lo ha hecho bien, encontrarás todas las vitaminas y minerales que tu cuerpo necesita para pasar la temporada de invierno en las verduras de temporada. Para fortalecer el sistema inmunológico, debe centrarse en las verduras que son muy ricas en vitamina C. No te preocupes, hay muchos en invierno. Por ejemplo, puede apostar por platos de col y calabaza. Comer ajo también es importante en invierno, ya que actúa como un antibiótico natural.

También encontrarás fácilmente diversos hongos, algas, batatas o brócoli que te ayudarán a reforzar tus defensas. De esta manera, no tendrá problemas para combatir las enfermedades invernales como los resfriados, por ejemplo.

Vegetales de invierno a preferir

El invierno, además de la temporada de frío, es también la temporada de las hortalizas de raíz como la remolacha, la zanahoria y el nabo. En cuanto a las verduras de invierno, se le ofrece la posibilidad de elegir.

De hecho, cada una de ellas está repleta de beneficios para ayudarle a mantenerse en forma durante la temporada de invierno. También hay vegetales viejos que han vuelto a aparecer en los últimos años.

Por lo tanto, para variar los placeres del sabor durante el invierno, puede agregar chirivías o alcachofas de Jerusalén a su dieta durante el invierno. Durante el mes de enero, puedes apostar por la col, ya sea blanca o rizada, todos los miembros de tu familia encontrarán allí su felicidad.

En cualquier caso, aquí tienes algunos ejemplos de vegetales de invierno para incluir en tu dieta y disfrutar de sus muchos beneficios.

Hinojo

Esta verdura, cuando no la conoces, puede ser intimidante. Con su bulbo en forma de cebolla, sus hojas en forma de eneldo y sus tallos que pueden confundirse con el apio, el hinojo puede no resultar atractivo para usted.

Esta verdura es muy rica en vitamina C y ayuda a estimular el sistema inmunológico en invierno. También es muy rico en fibra, lo que le ayudará a mejorar el tránsito intestinal. Generalmente, el hinojo se come en infusión.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que todas las partes de esta verdura se comen muy bien, ya sea cocida o cruda. El hinojo también es muy bueno en ensaladas, salteado en mantequilla o asado en el horno.

Chirivía

Aunque la chirivía puede parecer una zanahoria blanca, no lo es. De hecho, esta verdura se destaca por su sabor picante pero dulce. Esta antigua hortaliza tiene muchas virtudes, lo que permite clasificarla entre las verduras de invierno por excelencia. De hecho, la chirivía es una fuente natural de vitaminas B1, B5, B6, B9, E y C. Además, esta verdura también es rica en fósforo, zinc, potasio y magnesio. Las chirivías se cocinan muy bien en sopa (con otras verduras) o en el horno (con un poco de mantequilla).

La col rizada

Para llenarse de vitaminas y antioxidantes durante el invierno, la col rizada es el mejor aliado que puede tener. Aunque se puede acceder a esta verdura durante todo el año, es en invierno cuando es más sabrosa y menos amarga. Pero ten cuidado, porque sólo se comen las hojas de la col rizada. Puede prepararlos cocidos o crudos, en ensaladas, sopas o patatas fritas, o para incorporarlos a sus batidos.

Remolachas

Además de estar llena de vitaminas y minerales, la remolacha también es un aliado natural para la salud ocular y cardiovascular. Esto los hace muy adecuados para un invierno saludable. Además, su sabor dulce hace que las remolachas sean fáciles de comer. Ya sea asada al horno o cocinada con zanahorias, lentejas, salmón o cuscús, no hay razón para que todos en su familia no disfruten de las remolachas.

La batata

Entre las verduras de invierno más accesibles (de hecho, están disponibles durante todo el año), la batata es sin duda una de las más populares. Rica en fibra y vitaminas A, B6, B9 y C, esta verdura también tiene el efecto de mejorar la función hepática. Esto podría ser útil con las copiosas comidas de la temporada de fiestas.