¿Cuáles son las fases del sueño en adultos?

fases del sueño

A medida que envejecemos, conocer los mecanismos que controlan nuestro organismo se vuelve más necesario. Dormimos 1/3 de nuestras vidas, por lo que esta actividad es de vital importancia para nuestro bienestar integral. Si ya entraste en esa edad donde empiezas a hacerte mas preguntas sobre las fases del sueño, aquí lo analizamos con más detalle.

Fases principales del sueño

Dormir no es un gusto o decisión, sino un mecanismo integral que se denomina ritmo circadiano, el cual controla los estados de vigilia/sueño. Al acostarnos, atravesamos varios ciclos con una duración aproximada de 90 min cada uno. El estudio de estos estados de profundidad, permite diagnosticar si existe algún trastorno.

Cuando nos referimos al ciclo del sueño, hablamos de 2 etapas principales: el proceso lento o no REM (NREM) y el rápido o REM. En la 1ª etapa encontramos una subdivisión que se distingue en 4 fases y que se divide así:

  • Fase I. Conocida como sueño ligero, en ella aún podemos sentir algunos estímulos táctiles y auditivos. Su duración es corta, representando un 5% del tiempo que dedicas a dormir. No se caracteriza por su efecto reparador sino por una disminución del tono muscular y el movimiento ocular lento.

 

  • Fase II. Durante este lapso, comienza la actividad de dormir como la conocemos puesto que el sistema nervioso central desconecta el entorno. Con las vías de información bloqueadas, el cerebro comienza a reparar el desgaste de la jornada. Aún se considera sueño ligero y abarca el 50% del descanso.

 

  • Fase III. Llamada Delta, es el momento de menor actividad y mayor profundidad. La tensión arterial y el ritmo cardiaco bajan del 10 al 30%, el tono muscular disminuye más, aumenta la segregación de la hormona del crecimiento y el movimiento ocular es nulo. Dada la intensidad de la desconexión, despertarse puede provocar desorientación y confusión.

 

  • Fase IV. La de profundidad completa, predomina el estado Delta y la relajación muscular total. Junto a la fase III, resulta fundamental para la recuperación psíquica y física (los problemas en dichas fases causan somnolencia diurna). Aquí pueden aparecer visiones similares a los sueños.

La fase REM (rapid eye movement), sueño paradójico MOR, presenta una activación del sistema nervioso central y una parálisis (atonía muscular). Es el momento en que aparecen los sueños y la actividad cerebral es rápida.

Como adulto, disfrutar de un sueño reparador es vital para cuidar la salud y mejorar la calidad de vida. La recomendación es dormir entre 7 y 8 horas. Eso te garantiza cumplir con todas las fases y levantarte con el ánimo renovado.