¿Cuáles son las alteraciones del olfato más comunes?

El olfato, al igual que los demás sentidos, puede sufrir alteraciones o trastornos provocados por accidentes en el cerebro o por el envejecimiento. Su mal funcionamiento puede resultar negativo para tu calidad de vida, allí radica la importancia de conocer cuáles son los más comunes y si poseen algún tipo de cura.

Orígenes de los trastornos del olfato

Los trastornos o alteraciones, son llamados así debido a que algún órgano, en este caso la nariz, sufre algún cambio espontáneo en cuanto a su funcionamiento.

En el caso de las alteraciones del olfato, se refiere a que las células nerviosas que llevan la información al cerebro, lo hacen de manera incorrecta, lo que provoca que seas incapaz de percibir los olores de manera parcial o total.

Alteraciones más comunes:

1.      Anosmia

La anosmia es una de las alteraciones más comunes del olfato que impide que una persona pueda percibir cualquier tipo de olor, perdiendo el sentido del olfato totalmente.

2.      Hiposmia

Al igual que la anosmia, esta alteración afecta la detección de los olores en la persona, sin embargo, se trata de una reducción o alteración parcial del olfato. Algunos olores son percibidos.

3.      Parosmia

En este caso, el sentido del olfato no se pierde de ninguna manera, aunque el cerebro no es capaz de identificar un mal olor de uno agradable, por lo que un olor que podría resultar familiar o aromático, lo percibe como desagradable.

4.      Fantosmia

Por último, la fantosmia provoca que la persona perciba olores o fragancias que en realidad no existen en el lugar.

Causas y tratamientos

Las alteraciones olfativas pueden ser causadas por muchos agentes, como contusiones cerebrales, infecciones, cambios hormonales, medicamentos o incluso por fumar o el envejecimiento. También existen casos que quienes presentan estos trastornos desde su nacimiento.

Por otro lado, es posible tratar estas alteraciones con algunos medicamentos a través de un otorrinolaringólogo, aunque en caso de no ser tratado, existen psicólogos expertos en el tema con los que puedes asistir para aprender a vivir con estas alteraciones.

Este tipo de alteraciones deben ser tomadas con seriedad, pues el olfato es uno de los sentidos que en realidad puede usarse para disfrutar la vida a través de los aromas. También es vital como sentido de alerta cuando un olor reconocible puede resultar nocivo.

En cualquiera de los casos, lo más importante es reconocer que es una condición posible de sobrellevar y que disminuyendo sus efectos, la calidad de vida se mejora en gran medida.