Salud

¿Cuál es la relación entre el hígado y el páncreas?

El hígado y el páncreas son dos órganos importantes que desempeñan funciones esenciales en el cuerpo. Ambos órganos se encuentran en la parte superior del abdomen y trabajan juntos para ayudar a mantener niveles saludables de azúcar en la sangre.

El hígado es el órgano sólido y la glándula más grande del cuerpo. Desempeña muchas tareas vitales, incluyendo funciones en el metabolismo, la digestión, la inmunidad y la desintoxicación. El páncreas es otro órgano glandular que produce insulina y otras hormonas y enzimas importantes. Estos órganos trabajan conjuntamente para mantener los niveles de azúcar en sangre dentro de un rango saludable. En este artículo, exploraremos las funciones y la ubicación del hígado y el páncreas y entenderemos cómo mantener estos dos órganos sanos.

Ubicación y función del hígado

El hígado está situado en las regiones hipocondríaca y epigástrica derecha, que se encuentran en el cuadrante superior derecho del abdomen. Se encuentra por debajo del diafragma pero por encima del estómago, los intestinos y el riñón derecho.

El hígado realiza más de 500 funciones vitales, entre ellas:

  • Producción de albúmina: Esta proteína ayuda a transportar sustancias importantes.
  • La producción de bilis: Este líquido ayuda a la digestión.
  • Filtración de la sangre: El hígado elimina las toxinas y otras sustancias nocivas.
  • Regulación de aminoácidos: Esta proteína ayuda a la producción de proteínas.
  • Ayuda a la coagulación de la sangre: la bilis contribuye a este proceso.
  • Apoyo al sistema inmunitario: El hígado destruye los agentes patógenos durante la filtración de la sangre.
  • Almacenamiento de vitaminas y minerales: puede liberarlos cuando el cuerpo los necesite.
  • Regulación de los niveles de glucosa: Lo hace almacenando y liberando azúcar.

Ubicación y función del páncreas

El páncreas es un órgano largo y blando situado en la región superior izquierda del abdomen. Se encuentra debajo del hígado, detrás del estómago, y se extiende desde la parte superior del intestino delgado hasta el bazo. La función principal del páncreas es producir cantidades adecuadas de sustancias químicas para ayudar a las personas a digerir y procesar los alimentos que ingieren. Tiene funciones tanto exocrinas como endocrinas:

Funciones exocrinas

Este término se refiere a una glándula que crea y libera sustancias a través de un conducto o abertura. El páncreas produce enzimas, como la tripsina, la quimotripsina, la amilasa y la lipasa, que ayudan a descomponer los alimentos. Estos jugos pancreáticos desembocan en el conducto pancreático y se unen al conducto biliar común, que se origina en el hígado. Los jugos entran entonces en la primera parte del intestino delgado, donde comienzan a digerir los alimentos.

Funciones endocrinas

Este término se refiere a cuando una glándula produce hormonas que se liberan directamente en el torrente sanguíneo y viajan a los tejidos y órganos de todo el cuerpo. En la función endocrina del páncreas interviene un grupo de células llamadas islotes de Langerhans o células de los islotes. Estas células crean y liberan importantes hormonas, como la insulina y el glucagón, que mantienen el equilibrio del azúcar en la sangre.

Relación entre el hígado y el páncreas

La principal relación entre estos dos órganos es la regulación de los azúcares en sangre. También tienen un vínculo estructural y trabajan juntos para ayudar a la digestión.

  • Azúcar en la sangre

El páncreas produce y segrega las hormonas insulina y glucagón. Las células beta del páncreas producen insulina, que estimula la captación de glucosa de la sangre en las células, reduciendo así el nivel de azúcar en la sangre de una persona. El hígado y los músculos pueden utilizar la glucosa para obtener energía inmediata o almacenarla como una molécula llamada glucógeno. Las células alfa del páncreas producen glucagón, que estimula al hígado y a las células musculares para que liberen glucosa, elevando los niveles de azúcar en sangre.

El hígado puede tanto almacenar como producir azúcar, en función de las necesidades del organismo. La insulina y el glucagón indican si el hígado debe almacenar o producir glucosa. Por ejemplo, durante una comida, el páncreas segrega insulina y suprime el glucagón, lo que hace que el hígado almacene glucosa en forma de glucógeno. Por otra parte, cuando los niveles de glucosa en sangre son bajos, el hígado puede convertir el glucógeno en glucosa en un proceso denominado glucogenolisis. El hígado también puede utilizar otras sustancias como los aminoácidos, los productos de desecho y los subproductos de las grasas para producir azúcar mediante un proceso conocido como gluconeogénesis. En situaciones en las que las reservas de azúcar en sangre son bajas, el cuerpo almacena glucosa para el cerebro, los glóbulos rojos y los riñones. En este caso, el hígado puede producir otra fuente de combustible a partir de las grasas, conocidas como cetonas, en un proceso llamado cetogénesis.

  • Digestión

El hígado y el páncreas están conectados estructuralmente por conductos. El conducto biliar y el conducto pancreático se unen en el duodeno, que es la primera sección del intestino delgado. El conducto biliar es un tubo que transporta la bilis dentro y fuera del hígado y forma parte del sistema biliar. El hígado segrega la bilis, que circula por los conductos hepáticos y acaba llegando a la vía biliar. El cuerpo también almacena parte de la bilis en la vesícula biliar. La bilis ayuda a la digestión. El páncreas segrega enzimas pancreáticas, que viajan por los conductos pancreáticos hasta el duodeno. Estos jugos pancreáticos también ayudan a la digestión al descomponer las grasas, las proteínas y los carbohidratos.

Cómo mantener sanos el hígado y el páncreas

Dado que tanto el hígado como el páncreas desempeñan un papel importante en el cuerpo humano, es esencial mantener estos órganos sanos.

Aquí hay algunas sugerencias para mantener la salud del hígado:

  • mantener un peso moderado
  • llevar una dieta sana y variada
  • hacer ejercicio regularmente
  • evitar el alcohol o beber sólo con moderación
  • evitar las drogas ilegales y las toxinas
  • vacunarse contra enfermedades como la hepatitis.

Los consejos para un páncreas sano son muy similares. Si una persona sufre una inflamación del páncreas, conocida como pancreatitis, el médico puede aconsejarle que pruebe una dieta para la pancreatitis.

Este plan de dieta se centra en:

  • comer frutas, verduras, alubias, lentejas y cereales integrales
  • comer carnes magras
  • comer triglicéridos de cadena media, un tipo de grasa
  • evitar el alcohol, los alimentos fritos, los alimentos ricos en grasas y los carbohidratos refinados.

En resumen

El hígado y el páncreas son dos órganos importantes de la región abdominal. Realizan varias funciones corporales vitales y colaboran estrechamente para ayudar a regular el azúcar en la sangre. También desempeñan un papel importante en la digestión. Es aconsejable mantener un peso moderado, hacer ejercicio regularmente y llevar una dieta sana y variada para mantener estos dos órganos sanos.

Puede interesarle: Causas del cáncer colorrectal, sus síntomas, tratamiento y prevención

Síguenos en Google Noticias