Bienestar

Crononutrición: perder peso según tu reloj biológico

La crononutrición tiene que ver con el horario de nuestras comidas y con el tipo de alimentos que debemos ingerir en concordancia con nuestro reloj biológico. Conoce las claves para entender este estilo de vida.

Alimentos a su hora

Todo lo que comemos tiene efectos positivos o negativos en nuestra salud, dependiendo de la hora y de la cantidad de calorías disponibles en cada bocado.

Aquí aplica el precepto que dice “desayunar como reyes, almorzar como príncipes y cenar como pobres”. Esto nos permitirá adelgazar de manera sana sin abandonar diversos tipos de alimentos.

Ciclo circadiano

El objetivo no es excluir alimentos de nuestra dieta, sino consumirlos en el horario correcto en favor de un mejor funcionamiento metabólico y de nuestro ciclo circadiano.

El sistema circadiano es justamente nuestro reloj biológico. Es el que mediante la liberación de hormonas regula nuestras funciones básicas como el sueño, el apetito, la saciedad. Ejercer actividades toda la noche altera el reloj circadiano y repercute en la salud a corto, mediano o largo plazo.

El principio de la crononutrición es saber cuándo y a qué hora debemos comer. Es una filosofía de calidad de vida respaldada por las siguientes reglas:

Ojo con la leche

Alain Delabos, el padre de este plan regido por los biorritmos de nuestro organismo, advertía sobre el alto consumo de la leche, dado su contenido de lactosa y de azúcar que influyen en el aumento de peso. Aunque, en vez de eliminarla, debes incluirla de forma prudente en el desayuno.

Asimismo, divorciarse de los productos procesados es algo vital. Y es que los productos procesados contienen aditivos químicos que pasan factura a la salud. Entre ellos, las salsas de soya, enlatados, sopas de sobre, entre otros. Renuncia a estas amenazas para tu organismo y apuesta por lo natural, lo magro y hecho en casa.

Lo justo en cada comida

Los desayunos pueden incluir pan, mantequilla,  queso o algo de carne magra y una fruta entera o su jugo. De igual forma, podemos almorzar carne, una porción de carbohidrato y usar aderezos naturales.

Por otro lado, al cenar valen las verduras, mariscos, carnes rojas, ave o pescado.

Una merienda con proteínas satisface y repone energía. Son válidas desde una barra de cereal y una fruta. El chocolate negro, con más cacao que otros contenidos,  se puede comer cada siete días.

En cuanto a desayunar, almorzar, merendar y cenar, da un espacio de cuatro a cinco horas a cada comida. Siguiendo estos consejos, los resultados de la crononutrición te sorprenderán gratamente.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.