Bienestar

Correr en clima frío: ¿Es bueno o malo?

Mantener la actividad física en la época fría puede ser difícil, pero no es negativo. Siempre que tengas buena salud, puedes continuar corriendo a pesar de las bajas temperaturas.

La mayoría de los problemas causados ​​por correr en clima frío se relacionan con problemas respiratorios como el asma y la broncoconstricción. Pero si tienes en cuenta estos consejos no tendrás problemas.

·        Reduce los riesgos de problemas respiratorios

Puedes usar un protector fino como los indicados para el esquí. De esta manera puedes disminuir los efectos nocivos del frío que reseca las vías respiratorias altas. Calienta y humedece el aire que entra a tu nariz y boca con una bufanda ligera alrededor de la cara. Además no olvides inhalar siempre por la nariz y exhalar por la boca.

·        No olvides el calentamiento

Nunca salgas a correr varios kilómetros a temperaturas muy frías sin dar un golpe enérgico a los músculos con un estiramiento adecuado. Esto te ayudará a evitar que el tejido articular se expanda, limite el movimiento y cause dolor. Lo mejor es calentar y evitar lesiones, sin olvidar alimentarse antes de iniciar.

·        Viste adecuadamente

El truco no es cubrirse mucho, sino protegerse bien. Puedes usar un sombrero, así vas a mantener la temperatura corporal eficientemente. Usa prendas de propileno que permiten la respirabilidad en los lugares necesarios y calienta donde más se necesita. También es aconsejable que pruebes sesiones cortas y tomes en cuenta con qué te sientes mejor.

·        Hidrátate

Si estas corriendo, vas a sudar; no importa cuánto frío haga. En la época invernal es cuando más necesitas tomar agua, ya que al transpirar no vas a tener un clima húmedo que hidrate los poros. Así que reduce el riesgo de hipotermia y deshidratación llevando una botella de agua y tomando cada tanto un sorbo, así no sientas sed.

·        Cuida el ritmo y la distancia

Trata de mantenerte corriendo sin fijar metas irreales. Intenta correr en lugares más elevados, con aire caliente y reduce las distancias a correr. Lo importante en ese momento no es la distancia, sino la resistencia.

·        Cámbiate rápidamente

Al terminar de correr, cambia tu ropa lo antes posible. Así evitarás resfríos, hongos, escalofríos y contracturas musculares. Toma una bebida caliente y saboréala para equilibrar la temperatura.

Si tomas en cuenta estas recomendaciones, estarás listo para salir a diario. Recuerda que tan importante es mantener la rutina física como la salud, ya que ambas están relacionadas y se necesitan indistintamente.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.