Coronavirus y pérdida del olfato: ahora el mecanismo es más claro

Uno de los síntomas más comunes del coronavirus ha sido la pérdida del olfato. Y aunque en un principio, no era muy claro por qué se presentaba, ahora lo es un poco. Esto se debe al resultado de varios meses de análisis y observaciones clínicas de muchos casos de pacientes contagiados.

Esta pérdida del olfato es conocida como anosmia. En muchas ocasiones se presenta por infecciones virales del tracto respiratorio superior. Sucede porque las fosas nasales se obstruyen por la mucosidad, impidiendo que las moléculas olorosas lleguen a los receptores.

Sin embargo, algunos pacientes con coronavirus, reportan esta pérdida repentina del olfato, incluso sin tener congestión nasal. Estos pacientes reflejaron, en los exámenes, que su tejido de la fisura olfativa estaba hinchado; este es el área que permite la percepción de los olores.

Al parecer, la infección por coronavirus, hace que se bloquee esta parte de la bóveda nasal, debido al tejido blando inflamado y el moco. Pero el resto de la nariz permanece normal. Por eso, es posible seguir respirando con normalidad por las fosas nasales.

Aunque en un principio se pensó que la infección destruía las neuronas olfativas, lo que hace es que afecta a las células de soporte que las protegen. Por esta razón, cuando el paciente se recupera, las moléculas olorosas pueden llegar de nuevo a las neuronas sin ningún tipo de daño.

Proceso de recuperación

El tiempo que tardan las personas en recuperar el sentido del olfato perdido por el coronavirus depende de la gravedad de la inflamación. Pues en los casos más graves, las neuronas olfativas también alcanzan a dañarse y estas tardan un poco más en regenerarse, alargando más el proceso de recuperación del paciente. Antes de recuperar del todo la capacidad olfativa, es posible que en estos casos graves se presente parosmia, que es cuando los olores aparecen, pero de forma distorsionada.

Una de las formas de ayudar en el proceso de regeneración de las neuronas olfativas, es exponerse con frecuencia a olores característicos y comunes. Esta es una especie de terapia que puede ayudar mucho a recuperar el sentido.

También te puede interesar leer: Síntomas graves de coronavirus: una de cada 5 personas tiene más riesgo