Coronavirus y obesidad ¿Qué riesgo representa para los infectados?

Como ya se había dicho en varios estudios, el sobrepeso es un factor de riesgo para para las personas que contraigan el coronavirus; puede ser un desencadenante de síntomas graves. Sin embargo, un nuevo estudio afirma que la obesidad leve también aumenta el riesgo de padecer de forma grave el coronavirus.

Esta información la dio a conocer un estudio de la Universidad de Bolonia, publicado en el European Journal of Endocrinology. El cual muestra en sus resultados que los pacientes con coronavirus que tengan un índice de masa coroporal mayor de 30, estarían en riesgo; serían más propensos a desarrollar insuficiencia respiratoria y necesitar cuidados intensivos, aumentando entonces la probabilidad de muerte.

Para determinar el Índice de Masa Corporal (IMC), se hace un cálculo entre la altura y el peso del individuo. Cuando este cálculo da como resultado entre 30 y 35, se estaría frente a un caso de obesidad leve.

Sin embargo, hasta antes de este estudio, se creía que el factor de riesgo referente al IMC, estaría desde 40; correspondiente a obesidad grave.

Cómo se realizó el estudio

Para este estudio, la Universidad de Bolonia analizó la información de alrededor de 500 pacientes contagiados con coronavirus. Fue entonces gracias a este análisis que se constató sobre la relación entre la obesidad leve y los síntomas graves y mortalidad por coronavirus.

Matteo Rottoli, director del estudio explicó que: «Nuestro estudio ha demostrado que todos los niveles de obesidad están asociados con el desarrollo de formas graves del virus. Estos resultados sugieren que las personas con obesidad leve también deben ser identificadas como parte de la población de mayor riesgo».

Pero, aunque se sabe que existe la relación, no hay claridad aún sobre el porqué se da. Por lo que se han determinado algunas posibilidades:

  • Debilitamiento de la respuesta inmune a las infecciones virales
  • Alteraciones en la función pulmonar
  • Estados de inflamación crónica vinculados a la obesidad.

Por eso, según Rottoli, ahora se debe continuar investigando cuáles son esos mecanismos que subyacen la conexión descubierta. «Nuestra hipótesis es que las consecuencias de la infección por el SARS-CoV-2 están vinculadas al perfil metabólico de los pacientes; esto indicaría, por lo tanto, un posible papel de la obesidad, en relación con el síndrome metabólico y la diabetes».

Rottoli hace un llamado a que se reconsideren los estándares de riesgo acerca de la obesidad. Y asegura que esto no debe subestimarse, especialmente en los países occidentales, que tienen niveles más altos de prevalencia de la obesidad.

También te puede interesar leer: Reducir el IMC: consejos para bajar el Índice de Masa Corporal