Coronavirus, la aspirina reduce el riesgo de complicaciones y muerte: el estudio

Las viejas «armas» resultan ser sorprendentemente útiles contra el Covid-19. Según un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Maryland (Umsom), los pacientes hospitalizados por Covid que tomaban diariamente una dosis baja de aspirina (la llamada » aspirinita») para protegerse y prevenir las enfermedades cardiovasculares tienen un riesgo significativamente menor de complicaciones y muerte que los demás.

En particular, los pacientes que tomaban aspirina tenían menos probabilidades de ser internados en unidades de cuidados intensivos o de necesitar un ventilador mecánico, y tenían más probabilidades de sobrevivir a la infección que los pacientes que no tomaban aspirina. El estudio, publicado en ‘Anestesia y Analgesia’, promueve un ‘optimismo cauteloso’, según los investigadores, sobre de la utilidad de un medicamento asequible, con un perfil de seguridad bastante conocido que podría ayudar a prevenir complicaciones graves en pacientes con Covid-19.

«Este es un descubrimiento crucial, que necesita ser confirmado a través de un ensayo clínico aleatorio», dijo el líder del ensayo Jonathan Chow, asistente de anestesiología de Umsom. «Si se confirmara nuestro descubrimiento, haría de la aspirina el primer medicamento de venta libre disponible para reducir la mortalidad en pacientes con Covid-19.

Para realizar el estudio, Chow y sus colegas seleccionaron las historias clínicas de 412 pacientes, con una edad media de 55 años, que han sido hospitalizados en los últimos meses debido a complicaciones de su infección. Fueron tratados en el Centro Médico de la Universidad de Maryland en Baltimore y en otros tres hospitales a lo largo de la Costa Este. Alrededor de una cuarta parte de los pacientes tomaban una dosis baja de aspirina al día (normalmente 81 miligramos) antes o inmediatamente después del ingreso para controlar la enfermedad cardiovascular.

Los investigadores encontraron que el uso de la aspirina se asoció con una reducción del 44% en el riesgo de ser conectado a un ventilador mecánico, una reducción del -43% en el riesgo de hospitalización y, lo que es más importante, una reducción del 47% en el riesgo de morir en el hospital en comparación con aquellos que no toman aspirina. Por último, los pacientes del grupo tratado con aspirina no experimentaron un aumento significativo de eventos adversos durante la hospitalización.