Consumir salmón ayuda a conciliar el sueño y a enfrentar mejor la rutina diaria

Para nadie es un secreto que el omega-3 se ha convertido en un grandioso aliado para promover una óptima salud integral. Sin embargo, poco se ha comentado que también aportan efectos favorables sobre el ciclo del sueño. Así se ha corroborado en un estudio compartido en el Journal of Clinical Sleep Medicine, donde se vincula el consumo de alimentos ricos en omega-3 con un buen descanso y mejor rutina diaria.

Consumo del salmón y estado del sueño

Un reciente estudio realizado en torno a las grasas saludables del omega-3 ha aportado novedosos resultados sobre el favorable vínculo de las grasas sanas con el buen dormir. Los científicos llegaron a esta conclusión tras analizar los efectos generados por el consumo de pescado graso sobre el ciclo del sueño, así como sobre las capacidades habituales y sobre los marcadores (niveles de vitamina D, entre otros).

Para el estudio, un grupo de participantes consumió salmón del Atlántico durante 6 meses, 3 veces a la semana. Mientras que otro grupo de voluntarios debía ingerir 3 veces por semana alimentos con un valor nutritivo equivalente, sin incluir ácidos grasos. Es decir, solo podían consumir carne de res, pollo o cerdo.

Tras analizar los resultados, los científicos pudieron corroborar que el consumo de carne aumenta el tiempo requerido para conciliar el sueño. Por su parte, la ingesta de pescados grasos ricos en omega-3, además de fomentar el buen sueño también permite afrontar el día de forma enérgica. Los niveles de vitamina D también se vieron favorecidos con el consumo de salmón, mejorando la calidad del sueño.

Pescados ricos en ácidos grasos omega-3

Si bien el salmón es uno de los pescados más usuales cuando se trata de omega-3, hay otras variantes que también son ricas en estos ácidos grasos. Por ejemplo, el pescado azul, la caballa y el atún también poseen un gran contenido de ácidos grasos. Por lo que puedes complementar tu dieta basada en salmón con estos pescados. Además de integrar otros alimentos con el mismo valor nutricional para mayores beneficios.

Cabe agregar que estos tipos de pescados también intervienen en la variabilidad de la frecuencia cardíaca en estado de inmovilidad. Y justo esto es lo que se relaciona con el tiempo requerido para conciliar el sueño, y con la capacidad de efectuar labores durante el día a día de manera enérgica sin caer en el agotamiento o fatiga extrema.