Elegir hacer ejercicio como parte de la rutina diaria es una decisión que definitivamente cambia la vida; sobre todo porque devuelve la vitalidad y la salud que el estrés, el trabajo y los malos hábitos se llevan. Pero con el ejercicio vienen cambios adicionales y sobre todo muchas dudas. Una de las más comunes es si se deben consumir carbohidratos antes o después de hacer ejercicio.

En este artículo, explicaremos un poco acerca de lo que es más recomendable y por qué. Y es que todo depende de la hora en la que se acostumbra a hacer ejercicio.

Si entrena justo después de una comida importante como el almuerzo o el desayuno, lo recomendable es que en esas comidas haya pequeñas porciones de carbohidratos. Además de una pequeña porción de proteínas y una porción de grasa. Por ejemplo, 4 galletas con mantequilla de maní o una barra energética de 200 calorías con 6 gramos de proteína. En la práctica, mini comidas. Al terminar, el chocolate amargo, el yogur o la fruta son una muy buena opción.

Si por el contrario, entrena antes de una comida como el almuerzo o la cena, o llevas más de tres o cuatro horas sin comer, puedes comer un plato de pasta integral, arroz o tostadas integrales o cereales integrales.

Recuerde que los cereales integrales son una importante fuente de carbohidratos complejos; estos ayudan a almacenar energía en los músculos durante mucho tiempo.

Es muy importante tener en cuenta los tiempos; si se come un almuerzo o un desayuno normal. Pues esto puede impedir que la sangre se canalice hacia el proceso digestivo, en lugar de hacia los músculos durante el entrenamiento.

Si quiere ver mejores resultados del entrenamiento en su cuerpo, evite consumir carbohidratos y azúcares refinados; además estos pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares y metabólicas.

Ten en cuenta no sólo el hecho de consumir carbohidratos antes o después de hacer ejercicio, sino también qué clase de carbohidratos vas a consumir.

También te puede interesar leer: Fuentes de azúcar: elige las adecuadas para no engordar en aislamiento