Comer ajo para reducir la presión arterial alta o la hipertensión, es un remedio natural recomendado por muchos para combatir esta patología.

Pero las propiedades naturales del ajo como método natural para reducir la presión arterial alta, también han sido respaldadas por estudios científicos realizados a lo largo de los años. Uno de los estudios confirma que la suplementación con ajo permite reducir la presión máxima a 10 mmHg y la presión mínima a 8 mmHg con una eficacia comparable a la de los fármacos antihipertensivos normales y sin interacciones peligrosas con ellos.

Los compuestos de azufre, como Allylcistein, que son responsables del efecto beneficioso del ajo, ayudan a modular la producción de óxido nítrico en el endotelio de los vasos sanguíneos al inducir una relajación de los músculos lisos de las arterias, lo que conduce a una reducción de la presión arterial.

Los investigadores de Melbourne en el estudio recuerdan que la obesidad es uno de los factores que pueden aumentar la presión arterial. Estudios recientes han demostrado que en pacientes obesos e hipertensivos una caída de 10 kg va acompañada de una reducción de los valores de presión arterial de hasta 20 mmHg. De manera similar, 30 minutos de actividad física diaria moderada reducen la presión sistólica en más de 5 mmHg. Dejar de fumar, reducir el estrés y dormir durante las horas adecuadas, beneficia a las personas hipertensas.

Estas son algunas de las funciones que el ajo aporta al bienestar y la salud del cuerpo. El ajo siempre ha sido conocido por sus propiedades beneficiosas, pero antes que nada es un ingrediente culinario esencial en la cocina mediterránea y en la dieta mediterránea que debe animar a las personas con problemas de hipertensión a utilizarlo regularmente en su dieta. El ajo es bueno para la salud y reduce la presión arterial alta porque es un excelente aliado del sistema cardiovascular, el ajo da lo mejor de sí mismo, asegurando valiosas propiedades medicinales y cualidades curativas, incluso cuando se trata de contrarrestar otros trastornos pequeños y grandes.

Además, el ajo es un excelente anticoagulante natural gracias a la alicina. Uno de los principios activos más importantes que contiene el ajo, contrasta y reduce la agregación plaquetaria, es decir, la tendencia y la capacidad de las plaquetas de agregarse formando peligrosos coágulos en el torrente sanguíneo. En suma, este alimento es un excelente vasodilatador capaz de asegurar una acción hipotensiva, prevenir la hipertensión y mantener la presión arterial bajo control.