Bienestar

10 consejos y trucos para reducir el desperdicio de alimentos

Encontrar formas de reducir el desperdicio de alimentos puede tener un gran impacto en las personas y ayudar a crear un futuro alimentario más saludable para todos.

publicidad

El desperdicio de alimentos contribuye a las emisiones de gases de efecto invernadero y desperdicia el agua y otros recursos necesarios para el cultivo de alimentos. Aunque el consumidor promedio no es un gran contaminador del medio ambiente en comparación con las grandes empresas, encontrar formas de reducir el desperdicio de alimentos a lo largo del día puede ayudar a una persona a evitar contribuir al problema.

He aquí 10 ideas para reducir el desperdicio de alimentos en casa, en la escuela y en la calle.

  1. Piénselo dos veces antes de tirar la comida

Aunque el moho es una señal segura de que hay que tirar algo, no hay necesidad de tirar los alimentos que han pasado ligeramente su vida útil. Por ejemplo, muchas verduras y hortalizas pueden ablandarse o marchitarse ligeramente cuando no están del todo maduras. Sin embargo, pueden ser excelentes complementos para sopas o guisos. Las verduras sobrantes se pueden utilizar para hacer un caldo de sopa. Incluso el pan duro puede utilizarse para hacer tostadas o pan rallado. Las fechas de vencimiento pueden ser engañosas. Si los productos todavía parecen frescos y utilizables, normalmente se pueden comer.

  1. Evite comprar demasiado

Una de las formas más fáciles de evitar el desperdicio de alimentos como consumidor es comprar menos. Una nevera llena puede parecer atractiva, pero puede provocar el desperdicio de alimentos si la familia no puede consumirlos todos. Ir al supermercado o a la tienda de comestibles varias veces a la semana, en lugar de una sola, puede evitar que la gente compre demasiados alimentos y ayudar a reducir los residuos.

  1. Organizar la cocina: el primero en entrar, el primero en salir

Organizar la nevera y la despensa puede ayudar a controlar lo que hay en casa y los alimentos que están listos para comer.

Pruebe este principio: el primero en entrar, el primero en salir. Esta es una forma útil de organizar la comida en casa. Muchos restaurantes y tiendas de comestibles también utilizan este sistema para reducir los residuos. Colocar los alimentos recién comprados en la parte trasera del armario o del frigorífico anima a utilizar primero los alimentos de la primera fila, lo que garantiza su frescura y reduce el desperdicio. Por ejemplo, si una persona guarda muchas latas en casa, asegúrese de que las que tienen la fecha de caducidad más cercana están al principio del armario y utilícelas primero.

  1. Haga siempre una lista de la compra

Comprar alimentos que ya están en casa puede convertirse en otra fuente de desperdicio. Hacer un balance de los alimentos que hay en casa y elaborar una lista de la compra antes de ir a comprar puede ayudar a evitar la compra de alimentos innecesarios y a reducir el posible despilfarro.

  1. Almacenar correctamente los alimentos

Los alimentos perecederos, como la fruta y la verdura, tienen su propia forma de almacenarlos para evitar que se estropeen.

Estos son algunos consejos:

  • mantener el frigorífico por debajo de los 5°C
  • almacenar los alimentos cocinados en los estantes por encima de los alimentos crudos
  • guardar los alimentos en recipientes herméticos
  • Transfiera siempre las latas abiertas sobrantes a un contenedor adecuado. No los guarde en la lata.

Algunas frutas desprenden gases naturales que hacen que los alimentos cercanos se estropeen más rápidamente. Almacenar las manzanas, las bananas y los tomates lejos de otros alimentos perecederos puede ayudar a mantenerlos frescos.

  1. Hacer un menú semanal

Elaborar un menú para la semana puede ayudar a algunas personas a organizar su consumo de alimentos y reducir el desperdicio. El uso de herramientas en línea o libros de recetas para ayudar a planificar las comidas de la semana puede permitir a una persona compilar una lista de compras precisa. Cada hogar puede tardar unas semanas en establecer un menú adecuado, pero tener un menú semanal fijo puede ayudar a algunas personas a reducir las conjeturas en torno a las comidas y evitar el desperdicio de alimentos.

  1. Llevar un registro de los alimentos estropeados

Llevar un registro de los tipos de alimentos que se estropean puede ayudar a una persona a identificar los alimentos que puede reducir. Por ejemplo, si una persona se da cuenta de que está tirando muchas naranjas que se estropean, la solución podría ser comprar menos naranjas para evitar que se estropeen. Aunque comprar grandes bolsas de fruta y verdura en lugar de una o dos piezas puede parecer más barato, una persona no ahorrará dinero si tira sistemáticamente parte del contenido.

  1. Comer las sobras

Como parte de un plan de comidas para reducir el desperdicio, muchas personas eligen uno o dos días a la semana para comer las sobras que tienen guardadas en la nevera o el congelador. Así se reducen los residuos de las comidas individuales y se mantiene el orden en la nevera.

  1. Congelar los extras

La congelación de los alimentos los conserva para su uso posterior y evita que se estropeen. Muchas frutas y verduras frescas se conservan bien cuando se congelan, lo que prolonga su vida útil y reduce los residuos. También se pueden guardar en el congelador otros alimentos, como el pan y las carnes. Para los que quieren comer de forma más sostenible, congelar más frutas y verduras frescas cuando son de temporada en la zona puede reducir la necesidad de comprarlas cuando están fuera de temporada o en lugares lejanos.

  1. Pruebe los métodos de conservación de alimentos

Conservar o encurtir los alimentos puede ayudar a prolongar su vida útil y evitar que se estropeen. Si una persona compra accidentalmente demasiada cantidad de un determinado alimento, conservar ese alimento puede evitar que se estropee y se tire. Como hacer puré de manzana.

Beneficios para la persona y el medio ambiente

Reducir el desperdicio de alimentos tiene varios beneficios para la persona y el medio ambiente. Reducir a la mitad el desperdicio de alimentos tendría importantes beneficios medioambientales al disminuir la necesidad de tierra, agua y otros recursos para su cultivo. Reducir el desperdicio de alimentos a la mitad reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero en 1,5 gigatoneladas (1.500 millones de toneladas métricas) de dióxido de carbono equivalente al año para 2050. Reducir el desperdicio de alimentos tiene muchos beneficios para las personas, como el ahorro de dinero al comprar y desperdiciar menos alimentos.

También puede leer: Las bebidas azucaradas y la enfermedad del hígado graso

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.