A medida que la edad avanza todos soñamos con mantener la juventud física. Hoy en día se presentan muchas opciones para lucir más joven, como las cremas antiarrugas, inyecciones rejuvenecedoras, cirugías u opciones naturales que prometen mantener la belleza de tu piel. A continuación, te presentaremos algunas de las opciones de antienvejecimiento que puedes aplicar para lucir siempre joven.

Gimnasio antienvejecimiento

Tu rostro también necesita ejercitarse para combatir la flacidez de los músculos faciales y para ello solo necesitas unos pocos minutos.

En cuanto al área de la frente, debes colocar tu rostro frente al espejo, monta tu frente y suéltala, luego coloca tus dedos en ella repitiendo el ejercicio. Este procedimiento se lleva a cabo 4 veces y finaliza con movimientos circulares con la punta de tus dedos.

Si deseas rejuvenecer el área de los ojos, debes estirar la piel en la esquina exterior de ellos con los dedos medios, cuando te encuentres en el borde de la órbita, sostenlo y entrecierra los ojos.

Aceites esenciales para tu rostro

Existen algunos aceites que pueden ayudarte con el cuidado de la piel y según su esencia, cumplen diferentes funciones.

El aceite esencial de palmarosa que se adapta a cualquier tipo de piel, te ayudará mantener la elasticidad del rostro. Debes mezclar 1 gota de la esencia con 3 cucharadas de arcilla y una cucharadita de aceite de aguacate.

Para combatir arrugas, se recomienda unir los aceites esenciales de rosa de roca, palisandro, niaouli y escaramujo, esta mezcla te ayudará con la relajación de la piel.

Para reafirmar el cutis debes aplicar el aceite esencial de damascena mezclado con arcilla y para la regeneración de la piel, se aconseja aplicar el aceite esencial de palisandro.

Rutinas que favorecen tu antienvejecimiento

Toda meta que te propongas puede ser alcanzada si eres constante, por lo tanto, debes agregar algunas rutinas que te ayudarán en tu propósito de verte 10 años más joven.

Humecta tu cara: la deshidratación acelera el envejecimiento de la piel, por lo tanto, aplicar una crema hidratante como parte de rutina antes de maquillarte, te ayudará a evitar la aparición de líneas de expresión.

Vitaminas E y A aliadas en tu propósito: puedes optar por alguna crema que las contenga. Aunque en el caso de la vitamina E, existen cápsulas en el mercado que no requieren de receta médica.

Adicionalmente, se recomienda consumir alimentos que puedan suministrarlas, como el aceite de cacahuete, almendras o pescado azul.

Desmaquíllate: esta rutina no debe ser pasada por alto bajo ninguna circunstancia. Limpia bien tu rostro cada día para eliminar residuos de productos que incentiven el envejecimiento.

Hidrata tu cuerpo: beber cerca de 8 vasos de agua al día te ayudará a preservar la elasticidad en la piel. No hay nada mejor que hidratar tu cuerpo desde su interior.

Elimina el azúcar y el pan blanco: el fenómeno de la glicación es el proceso mediante el cual el azúcar termina siendo causante de la principal causa de envejecimiento prematuro. Es por ello que puedes sustituirla por miel o stevia.

De igual forma, el pan blanco promueve la producción de hormonas que causan el exceso de sebo.

Si puedes seguir al pie de la letra todos estos consejos, conseguirás un rostro más suave y una piel menos arrugada que te ayudarán a lucir 10 años más joven.