¡Conozca los beneficios de la granada!

La granada finalmente viene a alegrar nuestras mesas, con sus colores de un hermoso rojo brillante con vetas doradas. El adjetivo «extraordinario» es el nombre más apropiado para esta fruta, porque la granada es uno de los regalos más hermosos de la naturaleza. «Punica granatum», también conocida como «Granata», una planta muy común en el Mediterráneo, la granada es la imagen de la abundancia en muchos mitos y leyendas de muchas culturas, por sus semillas similares a la joyería.

El origen de la granada no es seguro, pero parece que nació en Persia o en el Cáucaso, donde ya se cultivaba hace 5.000 años. Su difusión fue muy rápida, y pronto fue conocida en todo el mundo antiguo, hasta el punto de convertirse en un fruto objeto de mito. Para los egipcios, que usaban la granada como una medicina poderosa, era un símbolo de fertilidad. En la Biblia se le llama «granos buenos». En el Corán es una de las recompensas para los que llegan al Paraíso. Alimento de fertilidad, alegría y amor, esto es lo que reconcilia el amor sagrado con el amor profano.

Para los griegos el granado nació de la sangre de Baco «sacudida» por la pasión por Venus. Con sus ramas las novias tejían su cabello para desear fertilidad, y las perillas de peciolo en forma de corona eran consideradas un regalo precioso. Durante mucho tiempo ha sido considerado incluso un afrodisíaco, gracias a los numerosos granos rojos que contiene. En la era cristiana, la granada se convirtió en la alegoría de la Iglesia llena de fieles, y los pintores del Renacimiento dibujaron el fruto en la mano del niño Jesús para aludir a la «nueva vida» dada a la humanidad.

Una mina de sustancias beneficiosas para la salud

Como alimento, ya en el pasado, los granos eran muy apreciados por las cualidades terapéuticas del refrescante, diurético y tónico. Estudios recientes han demostrado que el jugo tiene muchos beneficios para el sistema cardiovascular. Los granos contienen minerales (en particular fósforo y potasio, pero también magnesio y hierro), vitamina K (importante para la coagulación de la sangre y la funcionalidad de las proteínas importantes para la salud ósea), pero también A y C, que junto con los polifenoles hacen de la fruta un excelente antioxidante, capaz de proteger el corazón y las arterias y prevenir el cáncer.

La granada también es útil para fortalecer el sistema inmunológico y reequilibrar las hormonas, especialmente durante la menopausia. Los estudios han encontrado que tiene propiedades gastroprotectoras. Por lo tanto, en esta época del año, comer granada en abundancia sólo puede ser bueno para la salud. Cómetelo en grano o en zumo, úsalo para adornar los platos y lanzarte a las más variadas combinaciones. La granada entra en la categoría de frutas comercialmente «menores», quizás también porque no es fácil de pelar: la obtención de los granos es una operación que requiere paciencia.