Bienestar

¡Con la contaminación, la depresión y el riesgo de suicidio aumentan!

Un equipo de científicos del University College London acaba de reunir y revisar críticamente los resultados de 25 estudios sobre el vínculo entre la salud mental y la contaminación del aire, que abarcan 16 países de todo el mundo.

Los resultados, publicados en la revista Environmental Health Perspectives, sugieren que efectivamente existe un vínculo: en particular, dicen los autores del trabajo, la exposición a altos niveles de contaminación del aire está relacionada con el aumento de las tasas de depresión y el riesgo de suicidio.

Los números hablan por sí mismos: si la correlación indica realmente la causalidad, la reducción de la exposición global media a las partículas (Pm 2,5) de 44 microgramos por metro cúbico a 25 microgramos por metro cúbico (las directrices de la Organización Mundial de la Salud indican un umbral de seguridad de 10 miligramos por metro cúbico) podría conducir a una reducción del 15% del riesgo de depresión.

«Ya sabíamos que la contaminación del aire era peligrosa para la salud», explicó Isobel Braithwaite, la primera autora del trabajo, del Colegio Universitario de Psiquiatría de Londres y del Instituto de Informática de la Salud, «con consecuencias que van desde enfermedades cardiovasculares y pulmonares hasta un mayor riesgo de demencia».

En este estudio hemos demostrado que la contaminación también puede tener un fuerte impacto en la salud mental, lo que hace que el problema sea aún más alarmante. En particular, el equipo de científicos trató de reunir todos los estudios que, en el pasado, habían investigado la asociación entre la contaminación por polvo fino y cinco trastornos mentales diferentes.

En promedio, según los expertos, un aumento de la concentración de Pm 2,5 en 10 microgramos por metro cúbico se asocia con un aumento del 10% del riesgo de depresión. «Los resultados de los diferentes estudios fueron más o menos consistentes entre sí, incluso después de limpiar los datos de otros factores que podrían haber jugado un papel en la correlación.

Nuestras cifras también son similares en orden de magnitud a las medidas del efecto de la contaminación en otros problemas de salud».

Los investigadores también encontraron evidencia de otra correlación, esta vez entre la exposición a Pm 10, partículas de mayor diámetro y el número de suicidios: en particular, el riesgo de suicidio parece ser «significativamente mayor» en los días en que los niveles de Pm 10 son particularmente altos.

«Nuestros descubrimientos -comenta Joseph Hayes, otro de los autores del estudio- se corresponden con los resultados de otros trabajos publicados este año, en particular los relacionados con los jóvenes u otros trastornos mentales».

Todavía no podemos establecer si esta correlación es una indicación de causalidad, pero hay fuertes indicios de que está empujando en esta dirección».

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.