Compensa efectivamente una semana sin deportes

No es un secreto para nadie que el deporte es altamente beneficiosos para la salud, el estado de ánimo y sobre todo para una figura esbelta. Para quienes practican actividad física al menos 1 vez por semana les resulta difícil salir de su rutina, aunque a veces las interrupciones son inevitables.

Para esos momentos en los que debes detener los deportes durante una semana completa, existen algunas técnicas muy buenas que te ayudarán a compensar este tiempo y recuperar el tono y la resistencia en tu actividad favorita.

1. Mantén a raya la sensación de culpa

Si has estado una semana completa sin actividad física y el sentimiento de culpa se apodera de tu mente, elimínalo de inmediato. La verdad es que, si no has podido ejercitarte por el trabajo, los niños, quehaceres del hogar o universidad, quiere decir que eres un individuo responsable y comprometido con sus prioridades. Eso es más que suficiente para sentirte satisfecho.

Incluso, si no asistes a tu sesión de yoga, pilates, entrenamiento físico p natación por sentir pereza temporal no hay razón para que el remordimiento te ataque, la necesidad de descanso es completamente válida. ¡Este tiempo podrás recuperarlo más tarde!

2. Lleva una dieta balanceada

Un punto fundamental para compensar toda una semana sin deportes es comer de forma equilibrada. La idea es eliminar las calorías, los azúcares, añadir a tus platos vegetales verdes, proteínas y fibra. También, es muy importante mantenerte bien hidratado, consume unos 2 litros de agua durante todo el día.

Además, si durante la semana deportiva es un dolor de cabeza comer un chocolate en un brote de antojo, esta semana sin ejercicios significará mucho más. Así que conviene evitar las brechas entre comidas.

Muévete en tus horas de descanso

Si te has saltado tu semana deportiva, una buena manera de compensarla es mantenerte activo y en movimiento sin importar donde te encuentres. Si al llegar del trabajo te encuentras animado, pon tu música favorita a un volumen que te agrade y saca a relucir tus mejores pasos de baile en medio de la sala de estar.

Otra solución para mantenerte en constante movimiento dentro de casa es limpiarla a fondo, quitar polvo y pulir, cambiar la ambientación de las estancias y todo lo que gustes. Así estarás haciendo una adecuada combinación entre lo práctico y útil. El resultado será ejercitar los músculos, quemar calorías y sentirte satisfecho. ¡Lo mismo que ocurre luego de tu entrenamiento!

Fuera de casa también debes moverte

Cuando hablamos de que debes moverte para recuperar tu semana sin deportes, la idea es que sea lo más posible y en cualquier parte. Un buen ejemplo es subir las escaleras del centro comercial el lugar de tomar la escalera magnética. También puedes bajar 2 o 3 estaciones de metro o autobús antes de la tuya y llegar a casa caminando. La idea es que camines tanto como puedas.

En la oficina también puedes realizar ejercicios discretos que ayudarán a mantener y fortalecer el tono. Por ejemplo, sentado en la silla del escritorio con la espalda recta y pegada del espaldar, levanta las piernas paralelas al piso y mantenlas bien rectas por espacio de 10 segundos. Además, contraer los músculos del abdomen durante 10 segundos mientras estás sentado es de gran ayuda. Estos ejercicios los puedes repetir unas 8 veces.

Las pausas activas también resultan muy efectivas para no perder el tono cuando estás en la oficina. Levántate de tu asiendo y estira con una ligera presión brazos y piernas durante unos 2 a 5 minutos, puedes hacerlo a mitad de mañana y mitad de la tarde.