¿Cómo tratar la incontinencia urinaria?

incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria puede aparecer en cualquier etapa de la vida, aunque es más frecuente en adultos de 75 años.  La mayoría de las personas que la padecen suelen ocultarla o simplemente esquivar la visita médica, por lo que puede ser difícil de tratar.

Sin embargo, en la actualidad existen diversas opciones para reducir los efectos del debilitamiento de la vejiga. Aquí te contamos todo al respecto.

¿Qué es la incontinencia urinaria?

Esta enfermedad consiste en la degeneración y agotamiento de las fibras de la vejiga, que, aunque es normal que suceda con los años, incapacita el control muscular y la orina fluye sola.

Suele afectar mayormente a mujeres, de modo que 1 de cada 3 mujeres mayores de 70 años la padecen. Incluso, la prevalencia de este trastorno en los hombres ha ido en aumento.

Tipos de incontinencia urinaria

Las fugas urinarias en los ancianos pueden dividirse en las siguientes categorías:

  • Situación de la incontinencia: responde a otras enfermedades como el Alzheimer o demencia relacionada con ataques de fuga
  • Incontinencia por estrés: este tipo de trastorno debilita el esfínter
  • Incontinencia por deficiencia de movilidad: la persona no tiene el control de su cuerpo en general y se encuentra en estado de postración
  • Incontinencia por rebosamiento: producida por una distensión de la vejiga en personas mayores

¿Qué provoca la incontinencia urinaria?

Como se ha mencionado anteriormente, la principal causa de la incontinencia es la vejez, ya que el pasar de los años afecta la morfología y las funciones del esfínter y la vejiga. Las otras razones por las que una persona sufre de este trastorno son:

  • Trastornos motrices
  • Trastornos de coordinación
  • Entornos inadecuados para el adulto mayor
  • Trastornos metabólicos, como la poliuria que ocasiona secreciones anormales de orina
  • Trastornos neurológicos o apoplejía
  • Como resultado de una cirugía o en respuesta a ciertos medicamentos
  • Algunas patologías como la esclerosis múltiple puede causar incontinencia en adultos mayores

Además, existen algunos factores que favorecen la incontinencia, por ejemplo:

  • Inmovilización o reducción de la movilidad en el adulto mayor
  • Diabetes
  • Estreñimiento
  • Tos crónica
  • Hipertrofia de la próstata en hombres mayores
  • Uso de sedantes

Impactos y consecuencias de la incontinencia urinaria

Esta enfermedad trae consigo una serie de complejos que pueden resultar sumamente incómodos para la persona que la padece. La mayoría prefiere evitar hablar del tema por miedo a alguna intervención quirúrgica o al escarnio público. En este sentido, la incontinencia puede afectar la vida de un paciente de la siguiente forma:

  • Aislamiento social y familiar
  • Depresión
  • Ingreso a una institución de cuidados
  • Riesgo de caídas

A pesar de que las personas suelen cerrarse al padecer este trastorno, es importante buscar la comunicación con el adulto mayor afectado. Mantener un diálogo ayudará a conocer el estado del paciente y buscar las mejores alternativas para solucionarlo.

Tratamiento para la incontinencia urinaria

Algunos de los tratamientos recomendados para la incontinencia urinaria, tanto para jóvenes como para adultos mayores, son:

  • Rehabilitación perineal: para aquellos cuyo trastorno es debido al estrés. Este tratamiento fortalece los músculos del perineo, lo que evitará las fugas y ayuda a soportar eficazmente las necesidades urgentes.
  • Tratamiento farmacológico: el uso de bloqueadores alfa ayudará a reducir las contracciones que causan la obstrucción urinaria. Y para las mujeres, pueden ser muy útiles los tratamientos hormonales que combaten la atrofia de la vulva y la uretra.
  • Tratamiento quirúrgico: las alternativas quirúrgicas consisten en la introducción de tiras debajo de la uretra, globos ajustables o esfínteres artificiales.
  • Paliativos: deben usarse con conciencia, ya que podrían ocasionar demencia.

Si estás sufriendo de este trastorno, no dudes en consultar con tu médico y adicional a ello, intenta hablar abiertamente sobre el tema con tus familiares cercanos para obtener el apoyo que necesitas.