Comida basura: cómo reaccionan nuestras células inmunológicas

El sistema inmunológico reacciona de la misma manera a una mala alimentación que a una infección bacteriana: se vuelve agresivo y funciona mal. A largo plazo, la comida basura puede promover el desarrollo de la aterosclerosis y la diabetes, sugiere un estudio publicado en la revista Cell.

Se sabe que la dieta de los occidentales, rica en grasas y azúcares y baja en fibra, tiene consecuencias perjudiciales para el peso. En los últimos años ha aumentado el consumo de esos alimentos, lo que ha contribuido a la epidemia de obesidad en Europa. Conocemos la mayoría de las complicaciones asociadas con la obesidad. Sin embargo, según un estudio reciente, una dieta deficiente también puede tener consecuencias negativas para el sistema inmunológico.

Comida basura: el sistema inmunológico se siente atacado

Científicos de la Universidad de Bonn sometieron a ratones a una dieta «occidental» durante un mes. Estos ratones desarrollaron una severa reacción inflamatoria en todo el cuerpo. Su mala dieta causó un aumento en el número de células inmunes, principalmente granulocitos y monocitos, en su sangre.

Los estudios genómicos ya habían demostrado que una dieta occidental hacía que las células madre activaran muchos genes responsables de la proliferación y el envejecimiento de las células. Por lo tanto, una dieta pobre causa la activación de muchas células de defensa, lo que conduce a una reacción inflamatoria.

Un sensor en las células inmunes

La inflamación aguda desapareció inmediatamente cuando los ratones volvieron a su dieta habitual, pero las células madre permanecieron activas durante mucho tiempo. Después de cuatro semanas de la dieta «normal», muchos de los genes que se activaron cuando se alimentó a los ratones con la dieta occidental seguían activos.

Esto se debe a que el sistema inmunológico permanece en una especie de estado de alerta después de una infección, para que el organismo pueda reaccionar más rápidamente en caso de una nueva agresión. Lo mismo ocurre durante una infección bacteriana. A largo plazo, el sistema inmunológico se ha vuelto cada vez más agresivo.

Los científicos han descubierto un «sensor de comida rápida» en las células inmunes. En varios ratones encontraron un «inflammasoma NLRP3», un complejo proteínico que reconoce los agentes infecciosos y nocivos y, por lo tanto, envía una señal de defensa, provocando una respuesta inmunológica.

Este nuevo estudio revela que el sistema inmunológico reacciona agresivamente a la mala nutrición, incluso mucho después de que se haya reanudado una dieta saludable. Los fundamentos de una dieta saludable deberían desempeñar un papel mucho más importante en la educación desde una edad temprana. Es una forma de proteger a los niños a una edad temprana contra la mala nutrición y de prepararlos para tomar decisiones conscientes y saludables.

 

Fuente:

Christ A. et al. Western Diet Triggers NLRP3-Dependent Innate Immune Reprogramming. Cell, 2018.