Cómo influye la salud digestiva en la salud emocional

la salud digestiva
la salud digestiva

El sistema digestivo influye en gran medida sobre el comportamiento cerebral para fomentar una buena salud. Por eso, cuidar la salud digestiva es esencial para evitar o atender los trastornos emocionales. Y es que todo lo que sucede en nuestro estómago afecta directamente nuestro estado de ánimo.

¿Qué relación hay entre las emociones y el aparato digestivo?

Cuando sufrimos de alguna enfermedad estomacal, por ejemplo, de gastroenteritis, usualmente nuestro estado de ánimo es muy bajo. Nos sentimos débiles, con muy pocas energías, nuestra sensibilidad aumenta, y el humor se altera negativamente.

Todo esto es producto de que el cerebro y el sistema digestivo mantienen una conexión constante, al punto de llegar a compartir información. Por eso, también cuando estamos nerviosos o ansiosos, nuestro estómago es el principal afectado. Pues el cerebro transmite esa misma emoción al aparato digestivo, lo que ocasiona las típicas revoluciones estomacales.

Por supuesto, esta conexión tiene una explicación científica. El sistema digestivo tiene la capacidad de funcionar por sí solo cuando hay un equilibrio general en el organismo. Sin embargo, el vínculo entre este y el cerebro se afianza si se produce algún problema particular, más que todo si es emocional.

Pues cuando el cerebro recibe las indicaciones que le llegan desde el sistema digestivo, automáticamente las clasifica en diversas emociones. Es decir, placer, ansiedad, angustia, depresión, entre otras.

Esta comunicación es bidireccional, se produce desde el cerebro al aparato digestivo, y del aparato digestivo al cerebro. Justamente por eso, muchas alteraciones digestivas como la gastritis se intensifican cuando se está sometido a altos niveles de ansiedad o estrés.

Consejos para mantener una buena salud digestiva

Practicar técnicas de relajación, actividad física o meditación, son buenos aliados para mantener en orden las emociones. De esta forma, se evita que el cerebro frene la energía del sistema digestivo.

Igualmente, la alimentación también es fundamental para velar por una óptima salud digestiva. Por eso, cuando se atraviesa por circunstancias de estrés o ansiedad excesiva, es importante cuidar nuestro intestino.

La mejor forma de hacerlo es aportándole una dosis adicional de alimentos probióticos y prebióticos. Así lograrás promover el cuidado de la microbiota, la cual influye en la función digestiva y la salud en general.

Mantener un estilo de vida libre de emociones pesadas como el estrés y la ansiedad, es relevante para velar por una óptima salud digestiva.