¿Cómo diagnosticar el hipotiroidismo? Todo lo que necesitas saber sobre esta enfermedad

El hipotiroidismo es la disminución en la producción y liberación de hormonas tiroideas en cantidades adecuadas y suficientes para que el metabolismo funcione como debe ser. Se trata de una patología bastante frecuente que afecta aproximadamente al 2% de las personas en todo el mundo.

Básicamente se produce por la reducción de los niveles en sangre de la hormona T4 libre y la elevación de la hormona estimulante de la tiroides o TSH. Este desajuste afecta el funcionamiento de distintos órganos y por tanto, es una enfermedad de cuidado. A continuación te contamos todo lo que debes saber sobre su diagnóstico y tratamiento.

¿Cuáles son los síntomas?

Algunos de los síntomas y señales de alerta del hipotiroidismo son el aumento de peso, las dificultades para dormir, el incremento de la glándula tiroides, la hinchazón del rostro o edemas, cansancio y fatiga constante.

También la piel reseca, estreñimiento, dolores articulares leves, frío en el cuerpo y problemas menstruales. Asimismo, hablar y pensar más lento y una frecuencia cardíaca reducida, por debajo de los niveles  normales, pueden estar asociados al hipotiroidismo.

Causas del hipotiroidismo

En el 95% de los casos el hipotiroidismo es de tipo primario, es decir, causado por problemas en la  glándula tiroides.

Las dietas pobres en yodo (bocio), los problemas autoinmunes (anticuerpos que atacan a la tiroides), las radiaciones, el hipotiroidismo congénito o producido por ciertas medicaciones pueden hacer aparecer esta condición.

¿Cómo se diagnostica?

Para diagnosticar médicamente el hipotiroidismo hay que realizarse análisis de laboratorio, además de constatar los síntomas que presenta el paciente. No obstante, hay personas que pese a tener los niveles de T4 reducidos, no presentan sintomatología.

En esos casos lo primero que se hace es realizar pruebas de laboratorio para determinar los niveles de TSH séricos. Si están altos, se pide el análisis del T4 libre. Estos dos estudios se practican en una muestra de sangre tomada en la mañana y en ayunas.

Si el resultado es la TSH alta y la T4 libre baja, lo normal es repetir el examen de sangre para confirmar el diagnóstico.

Tratamiento

Un ultrasonido en la tiroides y otras pruebas permitirán confirmar si existe hipotiroidismo. Para tratar esta condición, que puede ser crónica y permanente, se indica un tratamiento continuo con suplementos hormonales con levotiroxina (T4) sintética.

Se administra vía oral, todos los días en ayunas. Es importante mantener el tratamiento, no excederse en las dosis y no interrumpirlo, ya que esto puede causar que reaparezcan los síntomas del hipotiroidismo o que ocurra lo contrario, un hipertiroidismo.

El control y vigilancia por parte del especialista es importante durante todo el tratamiento de la enfermedad.