Cómo deshacerte de la adicción al azúcar en 5 pasos y perder peso

Los azúcares pueden convertirse en una auténtica adicción: así es como podemos deshacernos de ellos en 5 pasos.

Los azúcares pueden ser muy adictivos. Si después de comer o durante el día sientes constantemente el deseo de comer alimentos dulces, vale la pena considerar cómo liberarte de esta esclavitud.

De hecho, los azúcares, además de hacernos engordar, pueden ser perjudiciales para la salud si se consumen en grandes cantidades. Sin tener en cuenta que ralentizan nuestro metabolismo.

Y el problema no es el trozo de tarta que se come una sola vez, o un helado de vez en cuando, sino la necesidad diaria de introducir algo azucarado. Veamos cómo liberarse de la adicción al azúcar en 5 pasos.

Estos son los 5 pasos para deshacerse de la adicción al azúcar y perder peso

Dulces, caramelos, refrescos, si sientes la necesidad constante de consumir estos alimentos cada día debes tratar de deshacerte de esta adicción.

Estos alimentos presentes en todas partes de nuestra vida crean una forma de adicción y una fuerte necesidad de tomarlos, que se debe principalmente a una causa psico-emocional.

Si en el transcurso del día te has dado cuenta de que con frecuencia te acercas a los dulces, es tu trabajo tratar de deshacerte de esta adicción, tanto para perder peso si lo necesitas, como para mejorar en términos de salud. De hecho, un exceso de azúcar no es saludable para el organismo.

Esto no significa que no podrás volver a comer azúcar, pero así podrás quitarte ese deseo de consumir constantemente algo dulce.

Para abordar esta problemática puedes tomar medidas de acuerdo con estos 5 pasos.

Comprender cuándo aumentan las ganas de consumir azúcar. Por ejemplo, ¿Cuándo estás cansado? ¿Cuándo estás enfadado? ¿Cuándo está nervioso? Estas son las situaciones en las que tenemos que trabajar. Para desactivar los antojos de azúcar tenemos que trabajar a contracorriente y, por tanto, regular nuestro estado de ánimo, intentar no agotarnos y evitar todo aquello que nos provoque estos estados de ánimo tan perjudiciales. El azúcar no resuelve nuestro problema.

Trabajar en las dosis. Eliminarlo de golpe y por completo puede no traer resultados satisfactorios, al contrario, sólo puede generar el efecto contrario. Así que vamos a reducirlo gradualmente.

No tengas ataques de hambre. Comer con regularidad es fundamental porque si tienes una crisis de hambre caerás inevitablemente en la trampa del azúcar.

Utiliza azúcares naturales. Por ejemplo, la fruta, los frutos secos y todas esas formas de azúcares más naturales son una buena manera de evitar los más industriales y perjudiciales.

Combínalo con una actividad motriz. Si quieres regalarte un descanso dulce y azucarado, al menos practica deporte. Los azúcares tomados durante una actividad física crean menos daño al metabolismo y combinando dos hábitos, uno negativo y otro positivo, causaremos menos problemas a nuestro organismo que si consumimos azúcares por ejemplo por la noche después de cenar delante de la televisión. El peor momento para deshacerse de ellos.