¿Comes brócoli? Es probable que lo estés preparando de manera incorrecta

El brócoli es un vegetal cargado de potentes propiedades y beneficios para el organismo. Ha sido reconocido a nivel mundial por contener sustancias nutritivas para la salud en general y su consumo data de millones de años atrás. Por eso, es considerado un superalimento, para hacer referencia a un producto natural ventajoso.

Sin embargo, la mayoría de las personas que consumen brócoli podrían estarlo haciendo de forma incorrecta, dejándose llevar por costumbres erradas. Incluso, también podrían desconocer cómo es la forma idónea de prepararlo. Por eso, es importante que aclares ambas dudas para que maximices sus virtudes.

Propiedades del brócoli

Esencialmente, el brócoli es un vegetal rico en vitaminas C y E, así como en isotiocianatos, flavonoides, y betacaroteno. Igualmente, posee minerales como fósforo, magnesio, potasio, zinc, hierro, entre otros. Tiene un gran efecto antiinflamatorio y alcalinizante y lo mejor de todo es que proporciona un bajo aporte calórico, siendo ideal para fomentar la pérdida de peso de manera saludable.

Gracias a su nutritiva composición es un gran aliado para contrarrestar las señales de la edad generadas por la oxidación natural del organismo. Además, es un buen agente desintoxicante que remueve las toxinas y residuos del cuerpo y optimiza la salud del hígado. También previene el daño causado por la diabetes en los vasos sanguíneos.

Formas de consumir brócoli de manera correcta

Por lo general, se suele consumir solo las flores del brócoli, dejando de lado las hojas y los tallos ¡Y es un gran error! Estas dos últimas partes del vegetal son las que contienen más nutrientes, por lo que lo ideal es aprovecharlo completo sin desperdiciar ninguna parte.

La forma correcta de preparar el brócoli es cortando sus tallos, retirándoles su capa exterior y picándolos en trozos para cocinar primero que las flores. Luego de que estén listos se procede a cocinar tanto las hojas como las flores, ya que toman menos tiempo en estar listas.

El brócoli puedes consumirlo de muchas maneras. Por ejemplo, por sí solo al vapor, con un poco de sal y pimienta, en una ensalada saludable acompañado por otros ingredientes, en batidos verdes, etc. Lo importante es que no desaproveches ninguna parte de este superalimento, ya que son sumamente nutritivos.

Las hojas del brócoli son ricas en betacaroteno, vitamina A y C. Y los tallos, poseen un alto contenido en fibra. Por eso, la forma correcta de consumir el vegetal es aprovechando cada una de sus partes.