Comer uvas antes de dormir: por qué no debes hacerlo

uvas

Las uvas son una de las frutas más comunes y populares que hay. Aunque son típicas de otoño, se pueden conseguir en cualquier época del año. Sus variedades son muchas, así como sus beneficios y su sabor muy rico. Sin embargo, comer uvas antes de dormir no es muy recomendable.

Pero antes que nada, hay que tener claro que al elegir las uvas, deben estar firmes y bien sujetas a los tallos; deben tener una ligera pátina blanca que indica que están frescas. Luego de comprarlas, se deben mantener a la temperatura más fresca posible.

Esta fruta tiene muchos beneficios para el organismo:

  • Alto contenido de fibra
  • sales minerales y vitaminas
  • flavonoides
  • Abundante agua

Pero también en azúcares, por lo que quienes sufren de glucemia, deben ser cuidadosos con su consumo; no necesariamente eliminarse, pero sí moderarse. Así mismo deben hacerlo las personas que sufren de sobre peso u obesidad. Sobre todo porque debido a su pequeño tamaño, muchas veces, sin darse cuenta, se excede el consumo.

Pero hay un momento específico del día en el que en definitiva no se recomienda comer uvas, y es antes de dormir. Esta recomendación obedece a que por su alto contenido de azúcar, actúan como una especie de energizante; y que si se consume antes de dormir, el cuerpo no logra desechar y quemar esa energía.

Para las mujeres embarazadas tampoco es recomendable el consumo de uvas antes de dormir en las noches. El azúcar contenido en esta fruta podría tener efecto en el feto; ponerlo inquieto en lugar de ayudarlo a dormir.

Otro grupo que no debe consumar esta fruta en las noches, y reducir su consumo en general, son quienes sufren de problemas intestinales. Esto es porque tienen una especie de poder laxante, el cual podría ocasionar problemas de calambres, diarrea o flacidez.

También te puede interesar: Funcionamiento del intestino: alimentos que lo regulan el tránsito