Comer frutas secas para no engordar

Sólo 14 gramos de nueces, avellanas y almendras son suficientes para mantener la línea y evitar el aumento de peso, que conlleva el paso de los años. Importante bien sea para atletas de alto rendimiento, o personas que no practican deportes.

Es recomendable las nueces, avellanas, pistachos y almendras. Un puñado de frutos secos todos los días parece de hecho, capaz de evitar el aumento de peso fisiológico a lo largo de los años. Especialmente si las nueces y similares se comen como aperitivos en lugar de otros alimentos poco saludables, como patatas fritas, carnes procesadas como salchichas, entre otros.

Un estudio americano realizado por investigadores de  Harvard T.H. Chan School of Public Health y del Brigham and Women’s Hospital y de la Harvard Medical School. Ha demostrado que un puñado de frutos secos mezclados (para ser exactos 14 gramos) al día, es capaz de prevenir el aumento de peso crónico en hombres y mujeres, que en promedio aumentan medio kilo al año.

-Los investigadores observaron una muestra de más de 27,000 hombres y más de 117,000 mujeres sin enfermedades crónicas y monitorearon la relación entre el consumo de nueces, avellanas y almendras y el aumento de peso durante más de veinte años. El estudio encontró que los que comían 14 gramos de fruta seca mezclada cada día eran menos propensos a aumentar de peso que los que no lo hacían. Y no es la primera vez que observamos la relación entre el consumo de fruta aceitosa (como también se le llama) y el mantenimiento del peso, probablemente también gracias al alto poder saciante de las nueces.

A esto se añade, el hecho de que las frutas secas son también una excelente ayuda para prevenir enfermedades cardiovasculares, gracias a su alto contenido de ácidos grasos Omega 3 y Omega 6, que ayudan a reducir los niveles de colesterol en la sangre. Estos pequeños frutos, en definitiva, protegen el corazón y la línea.