Comer crudo y sus peligros: alimentos que deben cocinarse por completo

La moda de «comer crudo» o el crudivorismo se está haciendo cada vez más popular. Este tipo de dieta está muy de moda ahora que con el calor del verano, a menudo sólo queremos comer una simple ensalada, sea o no una ensalada mixta. Esto no plantea ningún problema para la salud ni para el sistema digestivo en general, pero no es igual para todos los alimentos. Algunos alimentos no deben consumirse nunca crudos, con el riesgo de desarrollar graves problemas intestinales o incluso de intoxicación.

Carnes y pescados que se deben evitar comer crudo

Carne de cerdo

La carne de cerdo a veces puede estar contaminada con bacterias como la Salmonella o la Campylobacter. También puede contener parásitos como la triquinosis y la Taenia solium. Para evitar cualquier riesgo, es aconsejable no comer nunca esta carne cruda. Cuidado, el jabalí también puede estar infectado por este mismo parásito y las mismas precauciones también se aplican a él.

Pollo

El pollo es uno de los alimentos que no debe comerse crudo. Bacterias como la salmonela crecen naturalmente en los intestinos de las aves de corral, aumentando el riesgo de contaminación. Otras bacterias, como la campilobacteria, también son preocupantes, especialmente para las personas con sistemas inmunológicos más débiles.

Carne (en general)

Aunque hay muchas recetas que recomiendan comer carne poco común, el riesgo de contaminación por bacterias como Salmonella, Campylobacter, E. coli y muchas otras sigue siendo alto. La carne molida es particularmente peligrosa porque promueve la propagación de los gérmenes y, por lo tanto, aumenta el riesgo de intoxicación alimentaria si no se cocina. La mejor precaución que se debe tomar antes de comer carne es cocinarla bien.

Peces

El pescado crudo es muy popular en muchos platos asiáticos, pero como otras carnes, el pescado puede estar contaminado con bacterias como la Listeria o la Salmonella. El más peligroso en el consumo de pescado crudo es el anisakis, un parásito que puede causar alergias y problemas digestivos.

Leche

No es aconsejable consumir leche cruda, es decir, leche que proviene directamente de la ubre de la vaca. La leche cruda a veces puede estar contaminada con bacterias dañinas como la Salmonella o la E. coli u otros elementos externos. Si puede asegurarse de que no hay riesgo de contaminación, la leche cruda podría ser beneficiosa para su salud porque sigue conservando todas las vitaminas que se pierden durante la pasteurización. Este tipo de leche debe mantenerse siempre fresca y consumirse rápidamente.

Las verduras y hortalizas que se deben cocinar

Los hongos salvajes

Hay que tener mucho cuidado con los hongos silvestres. Por un lado, no todos son comestibles, pero por otro lado, contienen componentes difíciles de digerir y pueden causar reacciones tóxicas o alérgicas. Por lo tanto, lo mejor es cocinarlos siempre. Además, incluso en el caso de los champiñones y las setas cremini que se pueden consumir en ensaladas, no es aconsejable comer setas en cantidades demasiado grandes o con demasiada frecuencia.

Patatas

Las patatas tienen medios de protección contra las plagas. Estos componentes son tóxicos, aunque no sean letales. Son principalmente la solamina y la chaconina, alcaloides que pueden causar trastornos como náuseas o vómitos. Del mismo modo, las patatas crudas pueden causar hinchazón debido a la resistencia de los almidones a los jugos digestivos. Cabe señalar, sin embargo, que estas toxinas permanecen bajas y se concentran principalmente en los brotes, las flores y la piel, especialmente cuando la piel se vuelve verde. La recomendación es que no se deben comer en crudo

Berenjena

Como las patatas, la berenjena contiene solanina. El contenido es más bajo en los vegetales maduros que en los que aún son jóvenes. Aunque los efectos gastrointestinales adversos relacionados con la toxicidad de esta hortaliza son menores, es prudente favorecer la cocción. Puedes freír, asar, hervir o cocinar berenjenas según tu gusto.

Los repollos y los germinados

Muy apreciados en las ensaladas tanto por su color y sabor como por su calidad nutritiva, los repollos y germinados se obtienen mediante la germinación de semillas en un ambiente cálido y húmedo. Estas condiciones son favorables al desarrollo de bacterias que pueden contaminar los alimentos durante el cultivo, la cosecha o la manipulación. Por eso es necesario tener cuidado.  Los niños, los ancianos, las mujeres embarazadas y las personas con sistemas inmunológicos débiles no deben comer estos alimentos crudos. Las principales bacterias que se encuentran más a menudo en los brotes y las coles son la Salmonella, la E.coli y la Listeria. Lo mejor es comprar productos frescos, asegurarse de que estén bien limpios y, siempre que sea posible, cocinarlos en lugar de comerlos en una ensalada.

También le puede interesar leer: Las Semillas germinadas: una opción ideal para una buena nutrición