Tener una buena noche de sueño, y dormir las horas necesarias, además de ser delicioso, es necesario. Ayuda al bienestar, psicológico y físico, pero además, ayuda a combatir la obesidad. El hecho de no dormir bien, podría tener efectos negativos en la pérdida de peso, o incluso, ser la razón por las que una dieta no funcione.

Según un estudio publicado en la JAMA Internal Medicine, las personas obesas tienden a dormir solo 15 minutos menos que las personas no obesas; considerando que una persona obesa es quien tiene un IMC mayor a 30.

Para obtener los resultados de este estudio, los investigadores examinaron el sueño de aproximadamente 120.000 personas durante dos años. Con lo cual descubrieron que el promedio de sueño nocturno es de unas 6 horas y 47 minutos. Además de eso, encontraron que las personas que dormían menos y tenían mayor variabilidad del sueño, eran quienes tenían mayor índice de masa corporal IMC.
En la investigación, se utilizaron algunos dispositivos tecnológicos para monitorear el sueño, como Apple Watch y Fitbit.

Posible asociación de los patrones de sueño y el peso

Aunque el estudio debe ser confirmado por pruebas científicas adicionales, los autores afirman que este proporciona una idea clara acerca de la relación entre los patrones de sueño deben estar asociados con el control de peso y con la salud en general.

De hecho, otra razón por la que dejar de dormir aunque sean 15 minutos por noche, puede tener un efecto negativo al tratar de combatir la obesidad y la pérdida de peso. Se trata de que estar despierto más tiempo, podría hacer consumir más calorías; cuando se está más cansado, se tiene un pico en la producción de la hormona Greline y cae la hormona Leptin, que es causante de hambre. Y adicional a esto, cuando se está cansado, se hace más difícil rechazar antojos, tendiendo a comer más.

También te puede interesar leer: El sueño, una de las claves de la salud