COMBATIR EL ESTRÉS Y LA FATIGA CON EL MAGNESIO

Vuelta al trabajo, cambio de temporada, mayor cantidad de trabajo que de costumbre u otro, siempre llega un momento en el que uno se siente más cansado y más estresado de lo habitual. Pero, ¿ha pensado que esto podría ser debido a una deficiencia de magnesio?

El magnesio es esencial para su salud y el buen funcionamiento del cuerpo, sobre todo porque preserva el equilibrio nervioso y muscular. No sólo tiene que evitar la fatiga y el estrés, sino que también juega un papel en la transmisión de los impulsos nerviosos entre las neuronas, la relajación muscular y la regulación de la frecuencia cardíaca.

Pues bien, se ha establecido que 4 mujeres y 1 de cada 6 hombres padecen una deficiencia de magnesio (estudio SU.VI. MAX). De hecho, el cuerpo no almacena este mineral, por lo que es necesario abastecerle a diario a través de la dieta para evitar la fatiga persistente, las sensaciones de tensión y de estrés o incluso el insomnio o los calambres. Por el contrario, los excesos poco frecuentes (que se han notado en su mayoría durante un tratamiento farmacológico) pueden causar problemas de tránsito intestinal.

Privilegiar las fuentes de alimentación

La dosis ideal de magnesio diaria tendría un promedio de 350 mg. En realidad, todo depende de su actividad física, su edad y otros factores: por ejemplo, una mujer embarazada o lactante debe consumir más magnesio. Lo mejor es tomar alrededor de 6 mg por kg y día.

A pesar del gran éxito de las curas de magnesio en las farmacias, no debe descuidar la ingesta diaria de su dieta: si tiene la impresión de tener una carencia, tiene que saber que el marisco, las semillas (almendras, avellanas, cacao), los cereales integrales, las hortalizas, las legumbres, los frutos secos, y los plátanos le aportarán lo que necesita. Por no hablar de algunas aguas minerales (Hépar, Badoit, Contrex, o Quézac ), que contienen más magnesio que otras. Y, por supuesto, el chocolate negro con un mínimo de 70 % de cacao.

De una a dos curas al año

En otras palabras, una dieta equilibrada complementada de vez en cuando con una porción de legumbres y unas onzas de chocolate negro debería aportarle una dosis suficiente de magnesio. Aun así, una cura de magnesio una vez o dos veces al año puede beneficiarle en caso de fatiga o estrés temporal.