Colon Irritable: ¿Cuáles son las fibras correctas?

Coma lentamente y mastique con cuidado. Esta simple y conocida regla debería ser la ley, para aquellos que sufren del síndrome del intestino irritable. En la dieta de las personas que padecen este trastorno, las fibras desempeñan un papel especial: mientras que, por un lado, ayudan a reducir los espasmos, por otro, pueden crear muchas más hinchazones en el tracto inferior del colon.

Las fibras utilizadas son las de cereales como el arroz, la cebada y el mijo, mientras que las de las hortalizas crudas, en particular los tomates, los nabos y las cebollas, pueden empeorar la situación.

Componga su menú

Desayuno

Para aquellos que no toleran la leche, las bebidas vegetales son una alternativa válida y terapéutica. En lugar de mermelada, puede empezar el día con pan integral y fruta cocida. También están indicados los huevos en agua, para dar energía sin irritar el colon.

Bocadillos

Fruta bien madura, manzanas dulces, semillas de girasol, bizcochos, galletas. Evite los jugos de frutas. Si se tolera, sí al yogur entero: el más digerible es el yogur griego muy compacto, que sigue siendo el aperitivo ideal.

Almuerzo

Verduras con fibras delicadas como zanahorias, patatas o pasta integral y cereales integrales, con condimentos simples. Todas las coles, lentejas y legumbres deben evitarse, al menos en las etapas críticas. Si prefiere proteínas como la carne, el pescado o los huevos, tenga cuidado con la cocción, que debe ser delicada. Los quesos, ligeros y bajos en grasa, están mejor colocados en el almuerzo, combinados con pan integral y vegetales (tolerados).

Cena

Desde el punto de vista biológico es el momento más delicado para el intestino. Los carbohidratos de grano entero simplemente condimentados son ideales por la noche, porque ayudan a relajar las paredes del colon. Pase por lo menos tres horas desde la cena hasta la hora de acostarse.