Cocinar con especias: Sazón y salud

Cada vez es más común el uso de especias autóctonas y exóticas para dar un toque especial a la comida. Aportan color, aroma y sabor a cada preparación; pero te sorprenderás cuando te enteres que también tienen beneficios para tu organismo.

Algunas hojas, raíces y semillas utilizadas para condimentar los alimentos favorecen una dieta equilibrada, incorporando vitaminas y antioxidantes. Su aporte nutricional es importante y además te ayudan a dar un toque especial a las comidas.

Aquí te contamos todo al respecto.

Come menos sal y más especias

Incorporar especias como el pimentón, que brinda un sabor picante, puede ayudarte a preparar una comida deliciosa y baja en sal. Lograr esto, reduce considerablemente tu presión arterial. No se trata de no comer sales; ya que estas participan en el metabolismo del agua en tu organismo, pero su disminución te ayudará maravillosamente.

Incluso, al disminuir la ingesta de sal evitarás la retención de líquidos y mejorará el funcionamiento renal.

Baja de peso y aprovecha las ricas especias

Una de las principales razones del aumento de peso es comer muchos dulces y carbohidratos refinados. Incorporando especias a tu dieta diaria puedes reducir la cantidad de azúcares en tus preparaciones y favorecer la pérdida de peso.

En este sentido, usar canela puede estabilizar los niveles de glucosa en el metabolismo, además, contribuye en la disminución de hambre.

Asimismo, se recomienda utilizar pimienta y cúrcuma en las comidas, ellas protegen el revestimiento del intestino y retardan la absorción de grasas. De igual forma, estas aportan fibra y controlan los niveles glicémicos.

Sana tus dolencias con especias

Algunas de los problemas sencillos que sufres a diario no requieren el uso de medicamentos que suelen ocultar los síntomas sin erradicar el problema. Algunas especias proporcionan a tus comidas el potencial sanador de las plantas medicinales, sin efectos secundarios. Aquí algunas de ellas:

1.     Cúrcuma

La raíz de esta planta medicinal es una especia de maravilloso y exótico sabor. Es utilizada frecuentemente en la medicina china e india para tratar dolores articulares. Si padeces condiciones óseas, como la artritis, el reuma, sufriste dislocaciones o fracturas; pon cúrcuma en tus comidas o elige preparar una infusión, que es antiinflamatoria por excelencia.

2.     Pimienta

Si se trata de una crisis de tos, antes de tomar antialérgicos u antitusígenos, prueba con la pimienta. Prepara un té de pimienta negra, endulzado con un poco de miel. Obtendrás una bebida maravillosa que aliviará este síntoma molesto. Claro, si persiste, acude al médico para conocer y tratar la causa del problema.

3.     Canela

La canela tiene maravillosas propiedades anti bacterianas y descongestionantes. Resulta efectiva en el tratamiento de la sinusitis. Prepara una mezcla de miel y canela en polvo y colócala en la nariz para desinflamar los senos paranasales. Aliviarás casi inmediatamente la congestión y picor nasal.

4.     Jengibre

Si el problema es un resfriado, echa mano del jengibre. Esta peculiar planta de origen asiático, puede curar infecciones y resfriados. Es muy fácil preparar un té con limón, miel y ralladura de jengibre; esto aliviará la garganta, la congestión y la fiebre.

Su alto contenido de vitamina C tiene efectos antisépticos y mejora la respuesta del sistema inmune; así como produce una sensación de bienestar general.