Cocina ligero para perder peso con estos 5 consejos útiles

Credito Foto : pixabay.com

Ya sea que quieras adelgazar o llevar una alimentación más saludable es imprescindible saber preparar los alimentos para obtener platos apetecibles y con un sabor incomparable.

Con algo de ingenio podrás comer esos vegetales que no te gustan como si fuesen una verdadera delicia. Estos 5 consejos te ayudarán a cocinar platos bajos en grasa y cargados de sabor para que perder peso ya no signifique torturarte en cada comida del día.

1.     Evita los alimentos procesados

Cuando se habla de dieta para adelgazar no pueden faltar las prohibiciones y una de ellas son los alimentos procesados. Algunos ejemplos son las salsas para dip, los sándwich empacados al vacío o los postres cargados de grasa y crema. Estudios médicos demuestran que estos alimentos ultra procesados impiden la pérdida de peso, facilitan la obesidad y son dañinos para la salud debido a su alto contenido hipercalórico.

Sin duda, consumir estos alimentos con frecuencia altera el comportamiento alimenticio haciendo que tu meta de adelgazar esté siempre cuesta arriba. Entre los ingredientes que debes evitar destacan: sustancias químicas, azúcares, sabores artificiales, jarabe de glucosa, fructuosa, emulsionantes, entre otros.

2.     Compra productos frescos

Siempre que inicias una dieta para adelgazar el nutricionista suele indicar la lista de los alimentos permitidos. Es en este punto donde ir de compras es lo más conveniente. La idea es elegir productos sanos y no solo los que te gustan, sino elegir una buena variedad para que logres preparar ricos platos con los que ni siquiera notarás que estás haciendo dieta.

Cuando vas de compras tienes la posibilidad de descubrir verduras y vegetales que tal vez no conocías. Además, puedes pedir ideas a la persona que te atiende y verás que te sentirás más motivado a cocinar tus propios menús ligeros. De esta forma, podrás disfrutar de las propuestas más simples como una sopa verde de repollo.

3.     Adopta nuevas formas de preparar la comida

En un plan de adelgazamiento, el nutricionista te recomendará no freír los alimentos debido a que representa mayor cantidad de calorías en el plato. Por eso, deberás cocinar al vapor o preparar guisos que son igual de sabrosos, pero mucho más sanos. Cuando empleas estos métodos de cocción comerás rico sin sentir la tentación de agregar grasa al plato y perderás peso rápidamente.

Otra forma de cocción perfecta y ligera es hornear los alimentos. Puedes realzar el sabor de la carne añadiendo hierbas aromáticas y mostaza. También viene genial cubrir las patatas y zanahorias con papel aluminio y cocerlas a la parrilla; el toque de sabor ahumado que obtendrán será estupendo.

4.     Prepara postres sin remordimientos

Llevar una vida saludable que te permita recuperar tu peso ideal debe ir en consonancia con una alimentación saludable y equilibrada, y este aspecto también involucra a los postres. Aunque satisfacer los antojos con frutas o bastoncitos de verdura es muy acertado, ceder a la tentación dulce estará permitido si preparas tus postres con los ingredientes correctos.

En tus recetas sustituye la leche entera por leche desnatada o descremada, elige yogurt natural o requesón en lugar de la clásica mantequilla y crema, y el azúcar refinado cámbialo por fructuosa o edulcorante. Si la harina es una de las opciones prohibidas por el nutricionista, usa almidón de maíz o almidón de patata. Estas propuestas añaden un plus saludable a tu menú haciéndolo igual de delicioso.

5.     Añade a tus comidas los condimentos ideales

Las propuestas para un menú bajo en grasa pueden ser exquisitas si agregas los condimentos adecuados. Para aderezar una ensalada cruda, por ejemplo, puedes añadir la mitad de la cantidad de aceite requerido y suplir la otra mitad con agua potable. Para aportar más sabor a tus platos puedes valerte de jengibre, mostaza y ajo.

También puedes preparar una rica mayonesa ligera con 100gr de queso blanco sin grasa, 1 yema de huevo y 1 cucharadita de mostaza. Además, con un yogurt natural o queso crema sin grasa, jugo de limón, mostaza, hierbas y especias al gusto tendrás una apetitosa salsa para pastas, carnes y pescados.

La ventaja de estas propuestas es que tienes la libertad de elegir tus ingredientes favoritos y crear tus propias preparaciones. Si tienes permitido tomar vino en la dieta, no dudes en incluirlo en tus platos y prepararlos al vapor o flameados.