Salud

Causas de las varices, sus síntomas y tratamiento

Las varices son venas dilatadas, hinchadas y retorcidas que suelen tener un color azul o morado oscuro. Se producen cuando las válvulas defectuosas o dañadas de las venas permiten que la sangre fluya en la dirección equivocada o se acumule. Más del 23% de los adultos están afectados por las varices.

Principales causas de las varices

Las venas tienen válvulas unidireccionales, por lo que la sangre sólo puede fluir en una dirección. Si las paredes de las venas se estiran y se vuelven menos flexibles, o elásticas, las válvulas pueden debilitarse.

Una válvula debilitada puede permitir que la sangre se filtre hacia atrás y fluya en la dirección opuesta. Cuando esto ocurre, la sangre puede acumularse en una o más venas, que se dilatan e hinchan.

Las venas más alejadas del corazón, como las de las piernas, son las más afectadas. Esto se debe a que la gravedad dificulta el retorno de la sangre al corazón.

Cualquier afección que ejerza presión sobre el abdomen puede ser causa de varices. Aquí hay algunos ejemplos:

  • embarazo
  • estreñimiento
  • tumores, en casos raros

Otro ejemplo es la insuficiencia venosa crónica, que se produce cuando la piel no intercambia adecuadamente oxígeno, nutrientes y productos de desecho con la sangre, porque el flujo sanguíneo no es lo suficientemente fuerte.

Factores de riesgo

Los expertos en salud no saben exactamente por qué las paredes de las venas se estiran o por qué las válvulas se vuelven defectuosas. En muchos casos, esto sucede sin ninguna razón específica.

Sin embargo, algunos factores de riesgo potenciales son:

  • la menopausia
  • estar embarazada
  • tener más de 50 años
  • estar de pie durante largos periodos de tiempo
  • tener antecedentes familiares de varices
  • ser obeso

Los siguientes factores de riesgo de la fuente fiable están asociados a un mayor riesgo de desarrollar varices:

  • Sexo: Las varices se dan con más frecuencia en las mujeres que en los hombres. Es posible que las hormonas femeninas relajen las venas. Si este es el caso, la toma de píldoras anticonceptivas o la terapia hormonal pueden desempeñar un papel.
  • Genética: las varices suelen ser hereditarias.
  • Obesidad: El sobrepeso o la obesidad aumentan el riesgo de padecer varices.
  • Edad: El riesgo aumenta con la edad debido al desgaste de las válvulas venosas.
  • Ciertos trabajos: Una persona que tiene que pasar mucho tiempo de pie en el trabajo puede tener más posibilidades de desarrollar varices.

Embarazo y varices

Las personas que pueden quedar embarazadas son mucho más propensas a desarrollar varices durante el embarazo que en cualquier otro momento de su vida. Las mujeres embarazadas tienen mucha más sangre en el cuerpo, lo que supone una presión adicional para el sistema circulatorio. Además, los cambios en los niveles hormonales pueden provocar una relajación de las paredes de los vasos sanguíneos. Ambos factores aumentan el riesgo de desarrollar varices. A medida que el útero crece, aumenta la presión sobre las venas de la zona pélvica. En la mayoría de los casos, las varices desaparecen al final del embarazo. Sin embargo, no siempre es así, y a veces, aunque las varices mejoren, algunas pueden seguir siendo visibles.

¿Qué son las varices?

Las varices son venas grandes e hinchadas que suelen aparecer en las piernas y los pies. Se desarrollan cuando las válvulas de las venas no funcionan correctamente y la sangre no fluye con la misma eficacia. Las varices rara vez requieren tratamiento por motivos de salud, pero si hay hinchazón, dolor en las piernas y molestias considerables, es posible el tratamiento. Hay varias opciones, incluyendo algunos remedios caseros. En casos graves, una vena varicosa puede romperse o convertirse en úlceras varicosas en la piel. Estos requieren tratamiento.

¿Son peligrosas?

Aunque en la mayoría de los casos las varices son simplemente incómodas y antiestéticas, a veces pueden ser peligrosas si no se tratan. Si una persona no recibe el tratamiento adecuado, sus varices pueden impedir un flujo sanguíneo correcto. Esto puede hacer que se formen coágulos de sangre, lo que puede provocar una trombosis venosa profunda (TVP), una enfermedad potencialmente mortal. Además, si no se tratan, las varices pueden reventar. Esto también es una emergencia médica.

Tratamiento habitual de las varices

Si una persona no tiene síntomas ni molestias y la visión de las varices no le molesta, puede no ser necesario el tratamiento. La mayoría de las personas con varices pueden obtener suficiente alivio con remedios caseros, como las medias de compresión. Sin embargo, si los síntomas no mejoran fácilmente, puede ser necesario un tratamiento médico para reducir el dolor o las molestias o para tratar complicaciones como úlceras en las piernas, decoloración de la piel o hinchazón. Algunas personas también buscan un tratamiento por motivos estéticos, ya que quieren deshacerse de las varices «feas».

Cirugía

Si las varices son grandes, puede ser necesario extirparlas quirúrgicamente. Esto suele hacerse con anestesia general. En la mayoría de los casos, el paciente puede irse a casa el mismo día. Sin embargo, si es necesario operar las dos piernas, es posible que el paciente tenga que pasar la noche en el hospital. Los tratamientos con láser se utilizan a menudo para cerrar las venas pequeñas y las arañas vasculares. Se aplican potentes ráfagas de luz a la vena, que se desvanece y desaparece gradualmente.

Ligadura y extracción

Se realizan dos incisiones: una cerca de la ingle del paciente, en la parte superior de la vena objetivo, y otra más abajo de la pierna, en el tobillo o la rodilla. La parte superior de la vena se ata y se sella. Se introduce un alambre fino y flexible a través de la parte inferior de la vena y luego se retira, llevándose la vena consigo. Este procedimiento no suele requerir una estancia en el hospital. La ligadura y la extirpación pueden provocar a veces hematomas, hemorragias y dolor. En casos extremadamente raros, puede producirse una trombosis venosa profunda (TVP), lo que significa que se forma un coágulo de sangre en la vena de la pierna.

Tras la operación, la mayoría de los pacientes comenzarán a recuperarse en pocos días, pero pueden pasar algunas semanas antes de que puedan volver al trabajo y a otras tareas normales. Durante el periodo de recuperación tendrán que llevar medias de compresión.

Escleroterapia

Un médico inyecta una sustancia química en las varices pequeñas y medianas, que las cura y cierra. Después de unas semanas, deberían desaparecer. Una vena puede requerir varias inyecciones.

Ablación por radiofrecuencia

Un médico realiza una pequeña incisión por encima o por debajo de la rodilla con la ayuda de una ecografía. Luego se introduce un tubo estrecho, o catéter, en la vena. Después, el médico introduce una sonda en el catéter, que emite energía de radiofrecuencia. La energía de radiofrecuencia calienta la vena, lo que hace que sus paredes se colapsen, cerrándola de forma efectiva y haciendo que tenga fugas. Este procedimiento es el preferido para las varices más grandes. La ablación por radiofrecuencia suele realizarse con anestesia local.

Tratamiento láser endovenoso

Un médico introduce un catéter en la vena del paciente. Luego pasa un pequeño láser a través del catéter y lo coloca en la parte superior de la vena objetivo, emitiendo breves pulsos de energía que calientan la vena y la cierran. Con la ayuda de una ecografía, el médico pasa el láser a lo largo de la vena, quemándola y sellándola gradualmente. Este procedimiento se realiza con anestesia local. Puede haber algún daño nervioso, que suele ser breve.

Remedios caseros

Una persona puede tomar medidas en casa para mejorar el dolor y prevenir el empeoramiento de las varices.

Estas medidas incluyen:

  • Ejercicio
  • conseguir un peso corporal moderado
  • elevar las piernas
  • evitar estar de pie o sentado durante mucho tiempo

También existen muchos tratamientos naturales de venta libre, generalmente cremas tópicas y emolientes. Estos pueden ayudar a aliviar el dolor y promover la comodidad. También pueden mejorar el aspecto general de las varices.

Medias de compresión

Las medias de compresión tensan las piernas y mejoran la circulación. Se ajustan alrededor de los tobillos y se aflojan más arriba en la pierna. De este modo, las medias de compresión promueven un buen flujo sanguíneo hacia arriba, en contra de la gravedad, y hacia el corazón. Las medias de compresión pueden aliviar las molestias, el dolor y la hinchazón, pero las investigaciones no han confirmado si evitan que las varices empeoren o incluso las previenen. Los estudios han mostrado resultados mixtos y contradictorios. Las medias hacen que la piel de algunas personas se vuelva seca y escamosa. Si esto ocurre, es importante ponerse en contacto con un médico.

Síntomas de las varices

Algunas personas pueden experimentar:

  • piernas dolorosas
  • sensación de pesadez en las piernas, especialmente después de hacer ejercicio o al dormir
  • una pequeña lesión en la zona afectada que puede provocar una hemorragia más larga de lo normal
  • lipodermatoesclerosis, en la que la grasa bajo la piel justo por encima del tobillo puede endurecerse, haciendo que la piel se encoja
  • hinchazón de los tobillos
  • telangiectasias en la pierna afectada (arañas vasculares)
  • una decoloración brillante de la piel cerca de las varices
  • eczema venoso, o dermatitis por estasis, en la que la piel de la zona afectada está enrojecida, seca y con picores
  • calambres en las piernas al ponerse de pie repentinamente
  • Síndrome de las piernas inquietas
  • Atrofia blanca, que se manifiesta por la aparición de manchas blanquecinas irregulares que se asemejan a cicatrices en los tobillos.

Complicaciones

Cualquier condición en la que el flujo sanguíneo se vea comprometido conlleva un riesgo de complicaciones. Sin embargo, en la mayoría de los casos, las varices no dan lugar a complicaciones.

Si se producen complicaciones, éstas pueden incluir:

  • úlceras venosas
  • mala circulación
  • tromboflebitis, que es la formación de coágulos de sangre en la vena de la pierna, lo que provoca la inflamación de la vena.

Las personas con insuficiencia venosa crónica pueden desarrollar:

  • eczema varicoso
  • lipodermatoesclerosis
  • úlceras venosas

Las úlceras venosas suelen formarse alrededor de los tobillos y suelen ir precedidas de una zona descolorida. Es importante obtener una evaluación médica para la insuficiencia venosa crónica.

Prevención

Para reducir el riesgo de desarrollar varices, es aconsejable:

  • hacer mucho ejercicio, por ejemplo, caminar
  • alcanzar o mantener un peso corporal moderado
  • evitar estar de pie durante mucho tiempo
  • evitar sentarse con las piernas cruzadas
  • sentarse o dormir con los pies elevados sobre una almohada.

Cualquier persona que tenga que estar de pie para trabajar debería intentar moverse al menos una vez cada 30 minutos.

Puede interesarle: Los alimentos que reducen naturalmente la presión arterial