Casos de coronavirus en Wuhan, pudieron no haberse diagnosticado

Un estudio recientemente publicado en la revista Nature, habla de la posibilidad de que muchos casos de coronavirus en Wuhan, no hayan se hayan diagnosticado.

Según los datos revelados, entre el 1 de enero y el 8 de marzo, pudieron haberse dejado de diagnosticar entre 53% y 87% de casos, en relación con los que sí se registraron. Estos casos serían personas asintomáticas o con síntomas leves a los que nunca se les habría practicado la prueba.

Son precisamente estos casos de coronavirus no diagnosticados los que pudieron haber contribuido a la aceleración de la propagación del virus. Y lo que preocupa ahora aún más, sería entonces que este tipo de casos podrían ser los causantes de una segunda ola; en caso de que se levantes las medidas preventivas demasiado pronto. Teoría que concuerda con otros estudios de Estados Unidos y Europa. Y es que, realmente, estas personas asintomáticas son difíciles de detectar para lograr aislar.

Este estudio fue liderado por Xihong Lin de la Universidad de Harvard en Boston y Chaolong Wang de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong en Wuhan. Entre ambos, analizaron la forma de transmisión de la epidemia en Wuhan; para esto, utilizaron datos de 32.583 casos confirmados de Covid-19 desde el 8 de diciembre de 2019 hasta el 8 de marzo de 2020.

Luego de analizar los datos, estos se dividieron en 5 partes, con el fin de modelar la epidemia a partir del 1 de enero de 2020; la división se basó en eventos o intervenciones clave, desde el Año Nuevo chino hasta el cierre.

Según lo que revela el análisis, la transmisión inicial tuvo una tasa bastante alta. Se hablaría de un índice de contagio de 3.54 en el primer período; luego pasó a 0.28, al final del período. Lo que conlleva a deducir que las medidas e intervenciones hechas para mitigar los contagios entre finales de enero y marzo, sí fueron efectivas; redujeron los contagios un 96%. Sin embargo, pudieron haberse presentado muchas que no se lograron detectar.

Gracias a esos casos difíciles de detectar, la nueva ola podría ocurrir 34 días después de que se levanten las restricciones, advierten. En un escenario en el que todas las restricciones se levantan sólo después de 14 días consecutivos sin casos, la probabilidad de un resurgimiento de la epidemia baja al 32% y la ola podría llegar a 42 días después de que se levanten las restricciones.

A pesar de que cada día se logran descubrir nuevos detalles, aún falta mucho por descubrir sobre este virus. Incluso, sobre su verdadero origen todavía no hay certeza completa.

También te puede interesar leer: Nueva teoría sobre el origen del coronavirus: ya existía, estaba inactivo