La carne procesada es cancerígena, y la OMS previene sobre su consumo

carne procesada

Se ha demostrado el alto valor cancerígeno de las carnes procesadas, sobre todo las populares del desayuno. ¿Por qué debes regular el consumo de carnes? Te explicaremos los riesgos de su consumo para tu salud.

Alimentos como el tocino, chorizo, salchichas y otros embutidos se han convertido en un acompañante tradicional en el desayuno de muchas personas, pero con el tiempo y diversos estudios se ha demostrado su relación con diferentes tipos de cáncer.

Embutidos cancerígenos

Las carnes que llevan procesos de conservación como lo son el salado, ahumado o curados especiales con la finalidad de realzar el sabor, también colaboran a la proliferación de células cancerígenas.

Estos procesos aunque atractivos para el paladar, ocultan diferentes reacciones químicas que son aprovechadas por radicales libres y otras células nocivas que puedan habitar en el organismo, perjudicando tu salud de manera acelerada.

¿Debo eliminar todas las carnes de mi dieta?

La recomendación de varios estudios apuntó que reducir o eliminar preferiblemente este tipo de alimentos puede ayudar no solo a prevenir el cáncer, sino a mejorar tu salud personal. Demostraron que porciones de 50 gr dentro de la dieta regular puede aumentar las probabilidades de contraer cáncer en el futuro.

Las carnes rojas no aumentan el riesgo pero el abuso puede propiciar la estimulación de las células cancerígenas. Y las procesadas están sujetas como causa probable para estas enfermedades.

Tipos de cáncer que pueden causar las carnes procesadas

La OMS a través de diferentes estudios realizados por expertos de alrededor del mundo dieron el dictamen de la relación de este tipo de alimento con el cáncer de estómago, colorrectal.

También se realizaron exhaustivos estudios a diferentes grupos de mujeres, donde vieron la relación de estos alimentos con la aparición y desarrollo de cáncer de mama, uno de los tipos de cáncer más frecuentes dentro del género.

Aunque se recomienda limitar al máximo el consumo de carnes procesadas, esto no previene la enfermedad. Estos alimentos fueron señalados tan dañinos como el tabaquismo.

Comienza hacer cambios en la dieta

Los cambios siempre vienen para bien, sobre todo si se trata de la salud del organismo. Comienza realizando cambios en los hábitos alimenticios, ingiere comidas más saludables como vegetales, frutas y menos alimentos procesados o con grasas saturadas.

Siempre que vayas a hacer cambios en la dieta, agrega un rutina de ejercicio que ayudará al organismo a optimizar los procesos de depuración para limpiar al organismo de todas las células y radicales libre nocivos para tu cuerpo.

Fuente:

https://www.who.int/features/qa/cancer-red-meat/es/