Cáncer de mama: el ejercicio reduce el riesgo de aparición y recaída

Las mujeres que son físicamente activas tienen un riesgo reducido de desarrollar cáncer de mama. Nunca es demasiado tarde para hacer lo correcto; este efecto protector también se observa en las mujeres que no son físicamente activas hasta después de la menopausia.

Todo el mundo sabe que el ejercicio proporciona muchos beneficios para la salud. Estos beneficios son a nivel físico (capacidad aeróbica, fuerza, flexibilidad) como mental (reducción del estrés, función cognitiva). Sin embargo, lo que es menos conocido es hasta qué punto es también una de las mejores maneras de reducir significativamente el riesgo de cáncer.

Cáncer de mama: Reducción del 25% del riesgo mediante la actividad física

Muchos estudios han demostrado claramente que las personas más activas físicamente tienen mucho menos riesgo de desarrollar varios cánceres; esto en comparación con las que tienen un estilo de vida sedentario.

Este efecto protector está particularmente bien documentado en el caso de los cánceres de colon y de mama; muestran una reducción media del riesgo del 25% observada en docenas de estudios. Varios datos sugieren que los cánceres de endometrio, ovario, pulmón y próstata son también menos frecuentes en las personas activas.

Por lo tanto, ser físicamente activo no se trata sólo de mover los músculos; también se trata de una serie de cambios bioquímicos y fisiológicos que pueden crear un ambiente inhóspito para las células cancerosas. Este ambiente interfiere con su progresión hacia el cáncer avanzado.

La actividad física simple, como caminar, es la mejor manera de prevenir el cáncer.

Uno de los aspectos más interesantes de la actividad física es que sus efectos positivos en la salud son muy rápidos; los beneficios se observan tan pronto como se adopta un estilo de vida activo. Por ejemplo, en un estudio de 59.308 mujeres posmenopáusicas, un equipo de científicos franceses observó que las que realizaban cuatro horas de actividad moderada a la semana veían disminuir en un 10% su riesgo de cáncer de mama invasivo (la forma más agresiva de este cáncer). Sin embargo, esta protección sólo se observó en las mujeres que estaban activas en el momento del estudio: las que hacían ejercicio regularmente cuando eran más jóvenes, pero que habían dejado de hacerlo en los últimos años, no estaban protegidas en absoluto.

Para beneficiarse de los efectos anticancerígenos de la actividad física, lo más importante es, por tanto, hacer ejercicio con regularidad, independientemente de la edad a la que se empiece, y mantener estos buenos hábitos durante el mayor tiempo posible.

¡Y deja de pensar que tienes que ser un profesional del deporte o un fanático del fitness para cosechar los beneficios del ejercicio! Se trata de una caminata rápida, una actividad que todo el mundo puede hacer, que fue la actividad más común adoptada por las mujeres y que se asocia con un menor riesgo.

El riesgo de reincidencia disminuyó en un 45%.

La actividad física regular es especialmente importante para las mujeres que se han visto afectadas por el cáncer de mama y desean evitar su reaparición. Un gran número de estudios muestran inequívocamente que las supervivientes del cáncer de mama que son las más activas físicamente son también las que viven más tiempo, con una mortalidad reducida a la mitad en comparación con las que están inactivas. Y de nuevo, nunca es demasiado tarde para empezar a moverse: notablemente, los sobrevivientes que estaban inactivos antes de la enfermedad pero que deciden incluir la actividad física regular en su rutina tienen un 45% menos de probabilidades de morir prematuramente que si hubieran permanecido inactivos.

El ejercicio se considera con demasiada frecuencia sólo como una forma de «quemar» calorías para mantener la figura en forma o perder unos cuantos kilos de más. El importante impacto de la actividad física en el riesgo de desarrollar cáncer de mama o de morir por su recurrencia ilustra cómo los beneficios de un estilo de vida activo van más allá del simple mantenimiento de un peso corporal normal. La actividad física es realmente un ingrediente esencial en la prevención del cáncer!

 

Fuente:

Fournier A et coll. Recent recreational physical activity and breast cancer risk in postmenopausal wo- men in the E3N cohort. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev. ; 23: 1893-902.

Ballard-Barbash R et coll. Physical activity, biomarkers, and disease out- comes in cancer survivors: a systematic review. Jnl Nat Cancer Inst; 104:815-40.