Cáncer de mama, en las mujeres es el más diagnosticado. Le invitamos a descubrir los síntomas que la caracterizan, pero también los tipos de prevención y tratamiento de la enfermedad.

¿Qué es el cáncer de mama?

Es una enfermedad que sigue a una alteración en las células del seno. Las células afectadas comienzan a multiplicarse y finalmente forman la famosa masa llamada tumor. Si se detecta a tiempo, puede ser tratada de forma eficaz, estar atentos a los primeros síntomas es fundamental.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de mama?

Hay tres maneras diferentes de hacer un diagnóstico. En primer lugar, lo más sencillo es un auto-examen. En segundo lugar, su médico de cabecera o su ginecólogo puede realizar un chequeo anual. Y como última opción y siendo el método más efectivo, está la mamografía. A partir de los 25 años, todas las mujeres deben hacerse revisiones regulares en esta área.

¿Cómo reconocer el cáncer de mama?

Un síntoma de una enfermedad se define como una manifestación anormal causada por esta alteración. Los siguientes síntomas no confirman necesariamente que se trate de un cáncer de mama. Sin embargo, si el caso resulta positivo, es importante poder diagnosticarlo lo antes posible. Después, será aconsejable buscar consejo médico sobre la situación. Es importante tener en cuenta cualquier signo inusual, y no dejar pasar mucho tiempo para ir al médico.

La formación de un bulto en el seno es el signo más común. Es una masa dura, indolora y de contornos irregulares. Parece asentarse firmemente en el seno.

También es posible sentir una o más masas duras en la axila. Esto implica que el cáncer localizado en el seno también ha atacado los nodos axilares. En este caso, no se siente ningún dolor.

Además, pueden desarrollarse otros signos progresivos, como la retracción de la piel, en la que aparece un aspecto rugoso, enrojecimiento o edema. La areola y el pezón también pueden encogerse o cambiar de color. La exudación puede venir de estas áreas. Finalmente, los pechos pueden cambiar de forma por completo.

Pueden aparecer otras señales cuando estos primeros síntomas no se han diagnosticado a tiempo. Serán más severos, porque la enfermedad ha progresado a una etapa más alta. El tumor ha crecido y puede extenderse a otras partes del cuerpo.

¿Cuáles son los tratamientos disponibles?

Antes de realizar cualquier tratamiento, es esencial realizar una biopsia. La operación consiste en el análisis de una muestra del tumor. Esto es necesario para reconocer el tipo de cáncer y, sobre todo, para adaptar el tratamiento más eficaz. De esta manera, también es posible averiguar en qué nivel se encuentra la enfermedad.

Hay cinco categorías principales de tratamientos. En primer lugar, se puede utilizar la cirugía. La radioterapia y la quimioterapia son las dos opciones más comunes. La terapia dirigida y el tratamiento hormonal son las otras alternativas para combatir esta enfermedad.

También puede interesarle leer: Presión arterial: reducirla naturalmente a través de la alimentación