Salud

Cáncer de hígado: signos y síntomas que deben alertarlo

Generalmente, el cáncer de hígado se desarrolla de dos maneras diferentes. En primer lugar, cuando el hígado ya está debilitado por una cirrosis alcohólica o una hepatitis viral. En la mayoría de los casos, la enfermedad se diagnostica durante la atención médica rutinaria. Por otro lado, es posible que una persona en perfecto estado de salud sea víctima de esta enfermedad. En este caso, es más difícil detectar los síntomas porque aparecen tarde y no siempre se corresponden con la manifestación del cáncer. Sólo se puede hacer un diagnóstico fiable tras una serie de exámenes. El diagnóstico de la enfermedad, en particular del cáncer y del estado del hígado, es necesario para poder administrar el tratamiento más adecuado.

¿Cuáles son las circunstancias que pueden hacer sospechar de un cáncer de hígado?

Veremos aquí las dos posibilidades anteriores, es decir, el caso de las personas que ya tienen un problema con el órgano en cuestión, el hígado, y las que no tienen ninguna afectación.

Para una persona con una enfermedad crónica

En este caso, el cáncer de hígado suele diagnosticarse durante un examen de control de la enfermedad hepática. Los pacientes con cirrosis alcohólica o hepatitis tendrán que hacerse una ecografía del órgano cada 6 meses. El objetivo es averiguar cómo evoluciona el hígado. Es durante estos exámenes cuando se suele observar una masa sospechosa.

Para una persona aparentemente sana

Es muy posible que el cáncer de hígado sea asintomático durante mucho tiempo. Y aunque aparezcan algunos síntomas, como la fatiga o los problemas digestivos, es difícil relacionarlos con la enfermedad.

Los síntomas más comunes

Sin embargo, algunas señales pueden ser tomadas en serio por el médico para que se realicen pruebas adicionales. Este es el caso, en particular, de la detección de una masa en el órgano. Hay que tener en cuenta otros síntomas como la pérdida de apetito o las náuseas. Lo mismo ocurre con la ictericia, que da un color amarillo al blanco de los ojos y a la piel. También puede aparecer picor en la piel, esto es prurito. Además, puede producirse ascitis o un derrame de líquido que hace que el estómago se hinche.

Por último, en el caso de la cirrosis avanzada, el paciente experimentará temblores y confusión. Estos casos pueden llevar al médico a realizar una ecografía o un análisis de sangre. El análisis de sangre mostrará cómo está funcionando el hígado y la ecografía detectará cualquier nódulo. Todavía se necesitan más pruebas para determinar si es realmente un cáncer.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de hígado?

Después de la ecografía y de la aparición de nódulos, se realizará un TAC para confirmar que el cáncer es el diagnóstico correcto. Además, se utilizará un análisis de sangre para medir la alfafetoproteína, que es la sustancia en la sangre que indica la presencia de cáncer de hígado.

Por último, se aclarará el estado del hígado para iniciar los tratamientos adecuados y evitar así posibles complicaciones futuras.

También puede interesarle leer: Metástasis cerebrales: ¿Cuáles son los síntomas?

Elena Ramos

Locutor - Redactor fashion Colombia Asistente de la estructura profesional de los servicios informativos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.