Cáncer de colon: comer una cebolla al día reducirá el riesgo en un 79%

Un estudio reciente publicado en la revista Asia Pacific Journal of Clinical Oncology, realizado por investigadores chinos, revela que comer una cebolla al día sería eficaz para prevenir el cáncer de colon en un 79%.

No es necesariamente bueno para su aliento y su vida social, pero comer una cebolla al día podría reducir su riesgo de contraer cáncer de colon. Según un estudio reciente realizado por investigadores del Primer Hospital de la Universidad de Medicina de China en Shenyang, China, las plantas de Allium, como las cebollas, pero también el ajo, los chalotes y las cebolletas, tendrían la ventaja de prevenir la enfermedad.

Una cebolla al día reduce el riesgo un 79%.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores estudiaron los casos de 1600 voluntarios. La mitad de ellos tenía cáncer de colon y los otros estaban sanos. Luego, los investigadores pidieron a todas las personas que completaran un cuestionario sobre su dieta. Al comparar los datos entre los enfermos y los que gozaban de buena salud, los investigadores observaron que entre ellos se encontraban los que tenían el mayor consumo de plantas de la familia Allium. Al investigar un poco más, incluso llegaron a la conclusión de que tenían un 79% menos de riesgo de ser diagnosticados con cáncer de colon.

Los beneficios reales se obtendrían a partir de 15 kg por año, o 60 gramos por día, lo que equivale a una cebolla diaria. Por el momento, el mecanismo de protección aún no se ha identificado, pero estudios anteriores ya han demostrado que los componentes bioactivos presentes en este tipo de plantas son eficaces contra el cáncer de mama y de próstata.

Cáncer de colon: signos y factores de riesgo

La naturaleza asintomática o la poca importancia de los síntomas presentados explican la dificultad para detectar el cáncer colorrectal temprano. Algunas manifestaciones pueden, sin embargo, ser señales de advertencia. Este es el caso en particular:

– Trastornos gastrointestinales recurrentes: estreñimiento, distensión abdominal, diarrea, náuseas …

– fatiga inexplicable;

– una pérdida de apetito;

– pérdida de peso;

– Presencia de sangre en las heces.

Si bien no se conocen las causas exactas que conducen al desarrollo de un tumor colorrectal, los factores de riesgo, por otro lado, se han identificado claramente. Entre las principales, se encuentra:

– edad: el 95% de los cánceres colorrectales se presentan después de los 50 años;

– Antecedentes personales o familiares: el riesgo de desarrollar este tipo de cáncer aumenta si hay antecedentes personales de cáncer de colon o antecedentes familiares en primer grado.

– la predisposición genética: la mutación del gen APC y las anomalías en los genes que codifican las proteínas de reparación del ADN son dos factores favorables del cáncer colorrectal;

– sobrepeso

– alcoholismo;

– el tabaquismo;

– una dieta rica en grasas animales;

– enfermedades inflamatorias del intestino