Cáncer colorrectal : causas, síntomas y tratamiento

Cáncer colorrectal

El cáncer de colon y recto tienen muchas características similares, y es común tanto en hombres como mujeres. Sin embargo, no suelen presentar síntomas inmediatos, por lo que es necesario reconocerlos apenas surjan para aplicar un tratamiento eficaz y oportuno.

¿Qué es el cáncer de colon y recto?

El cáncer colorrectal, también llamado de colon o de recto es aquel que se origina en el último tramo del intestino grueso, cuando tumores se empiezan a formar en el revestimiento interno o externo del intestino, cerca del colon o el recto.

Normalmente suelen agruparse como un mismo tipo de cáncer en vista de sus características tan similares y puede aparecer con más recurrencia en hombres y mujeres desde los 50 años de edad.

Causas del cáncer

Este cáncer aparece cuando se forman tumores en la parte interna del intestino grueso, llamados pólipos, los cuales pueden ser considerados precancerosos (adenomas), por su tendencia a crecer y convertirse en cáncer y otros benignos (inflamatorios) que son más frecuentes y no presentan un peligro para la salud.

Un pólipo puede convertirse en cáncer cuando presenta un tamaño mayor a un centímetro, si existe más de un pólipo en la misma zona o incluso si luego de extirpar el pólipo existen células de apariencia extraña y anormal alrededor.

Signos y síntomas

Los síntomas que delatan el cáncer colorrectal pueden tardar en aparecer, por lo que es recomendable estar muy atento en caso de percibir alguno de estos signos de manera recurrente. Puedes experimentarlos como si se tratara de un simple dolor de estómago al principio, hasta que se hacen más fuertes.

Entre los principales síntomas se encuentran el estreñimiento o diarrea, sentir aún ganas de ir al baño luego de haber ido, sangrado rectal, dolor abdominal, debilidad en los músculos o una pérdida de peso y líquidos abundantes.

Tratamiento

Para tratar el cáncer de recto o colon existen varios métodos que se aplican según la salud del paciente, su decisión personal y la etapa del cáncer, teniendo como posibilidades aplicar tratamientos locales que no afecten el resto del sistema, u otros más generales.

En el caso de los locales existen las cirugías para extraer las células malignas, la ablación y embolización o incluso la radioterapia, mientras que los tratamientos sistémicos o generales abarcan opciones como la quimioterapia, inmunoterapia o el uso de medicamentos para el cáncer dependiendo del tipo de cáncer colorrectal que exista.

Como métodos preventivos se aplica el llevar un estilo de vida saludable, visitar periódicamente al doctor y prestar atención a un cambio repentino en la anatomía del cuerpo y las deposiciones diarias.