Salud

Cáncer: 7 hábitos para limitar el riesgo de recaída

Ciertos hábitos de vida tienen un impacto significativo en la esperanza de vida de las personas afectadas por el cáncer. Para las personas afectadas por el cáncer, la prioridad es obviamente seguir las recomendaciones de su oncólogo sobre los tratamientos más eficaces para la enfermedad.

Además de estos tratamientos, ciertos cambios en el estilo de vida desempeñan un papel fundamental a la hora de determinar las posibilidades de supervivencia. El Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WCRF) recomienda algunos hábitos de vida para mejorar la esperanza de vida de los supervivientes del cáncer.

7 hábitos para reducir el riesgo de recaída

  1. Mantenerse lo más cerca posible de un peso saludable, es decir, tener un índice de masa corporal entre 21 y 23. La obesidad está sustituyendo al tabaquismo como principal causa de cáncer.
  2. Mantenerse físicamente activo durante al menos 30 minutos al día. La actividad física regular tiene efectos beneficiosos para la salud en general, por no mencionar su influencia positiva en la fatiga, la ansiedad y la depresión, condiciones que suelen afectar a los supervivientes de cáncer. Además, estudios recientes han demostrado que el ejercicio reduce significativamente la mortalidad en las mujeres diagnosticadas de cáncer de mama.
  3. Evite las bebidas gaseosas y los alimentos muy energéticos con grandes cantidades de azúcar y grasa (comida rápida).
  4. Coma una gran variedad de frutas, verduras, legumbres y alimentos integrales.

Se recomienda comer entre 5 y 10 raciones de frutas y verduras, especialmente las que contienen altas cantidades de moléculas anticancerígenas (familia de la col y el ajo, frutos rojos, té verde, cúrcuma, vino tinto, algas, setas, probióticos).  Estos alimentos pueden desempeñar un papel crucial en la prevención secundaria, al impedir el crecimiento de los tumores residuales que han resistido al tratamiento.

  1. Reducir el consumo de carne roja (ternera, cordero, cerdo) a unos 500 gramos por semana, sustituyéndola por comidas a base de pescado (idealmente pescado azul, rico en omega-3), huevos o proteínas vegetales. Además, evite por completo el consumo de embutidos, que son alimentos malos que aumentan el riesgo de cáncer.
  2. Para los que consumen alcohol, favorezca el vino tinto y limite el consumo a 2 vasos para los hombres y 1 vaso para las mujeres.
  3. Limitar el consumo de productos conservados en sal (por ejemplo, pescado salado) y los que tienen un alto contenido en sal.

También puede interesarle: La actividad física y sus grandes beneficios para la salud y el cáncer

Elena Ramos

Locutor - Redactor fashion Colombia Asistente de la estructura profesional de los servicios informativos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.