Caminar rápido: Las ventajas de mantenerse en forma con sencillez

Una sesión de marcha rápida tiene beneficios no sólo para el cuerpo y para la pérdida de peso, sino también para nuestro estado de ánimo y positividad: estos son sus secretos.

Cuando estamos en invierno, siempre parece difícil hacer ejercicio y perder peso. Sin embargo, a medio camino entre el deporte y la actividad física recreativa, está la marcha rápida, que en los últimos años se está extendiendo tanto en Italia como en el extranjero. Se puede practicar en el interior, en casa o en el gimnasio, en una cinta de correr, pero, normalmente, se prefiere caminar rápidamente al aire libre, reanudando también el contacto con el entorno que nos rodea antes o después de un día de trabajo o durante los fines de semana.

A diferencia de trotar o correr, el fitwalking es la actividad adecuada para todos, incluso para las personas con sobrepeso que quieren volver a ponerse en forma, ya que no sobrecarga los músculos y las articulaciones con golpes y traumas. Sus beneficios son diferentes: practicándolo, no sólo se pueden quemar calorías y perder peso, sino que sus efectos positivos también se encuentran a nivel psicológico, permitiéndole aliviar la tensión acumulada a lo largo de la semana y recuperar su energía.

Antes de revelar todo sobre esta amada actividad, aquí tenéis un vídeo en el que podréis descubrir qué forma tiene vuestro cuerpo y qué celebridad se parece a vosotros:

Caminata rápida: instrucciones de uso

La definición de marcha rápida, en inglés fitwalking, no significa un simple paseo al aire libre: de hecho, muy a menudo, estas dos actividades son confusas. Este último es más bien un tiempo de ocio y no tiene fines deportivos, aunque tiene un impacto positivo en la mente y la salud. La marcha rápida, por otro lado, forma parte del campo del fitness y, como tal, requiere varias medidas -como, por ejemplo, zapatos adecuados- que aportan muchos beneficios a nuestro cuerpo y a nuestro estado de ánimo.

Además de la clásica marcha, no debe confundirse con la marcha nórdica, el deporte y el entrenamiento que implica un mayor esfuerzo para que las extremidades superiores, los brazos y el tronco, apoyados en palos o raquetas caduquen mejor que cada paso. Por último, caminar rápido no es sinónimo de correr, porque correr, a pesar de su ritmo lento y tranquilo, sigue siendo una forma auténtica de correr.