Calmar las náuseas y los vómitos de forma natural

Las náuseas y los vómitos constituyen a veces una cadena de fenómenos en el cuerpo. Se producen como resultado de trastornos que no necesariamente afectan al estómago. Los remedios simples permiten calmar estas sensaciones de náuseas y vómitos.

Descripción de las náuseas y los vómitos

Las náuseas son una sensación interna, no visible desde el exterior. El vómito es la manifestación. La primera se presenta como una molestia en el estómago y la garganta. El segundo es el resultado de la expulsión del contenido gástrico en la boca.

  • Diferentes causas
    El vómito se produce con mayor frecuencia con la gastroenteritis. El vómito también puede ser resultado de la ingestión de una sustancia mal asimilada. Puede deberse a un exceso de alcohol o a una indigestión. Las migrañas y los mareos también inducen al cerebro a desencadenar el mecanismo. Esto puede ser el resultado de la acción de ciertos medicamentos. Las enfermedades de órganos como la vejiga, el riñón o el corazón también pueden causarlo.
  • Mecanismo
    Un centro nervioso en el cerebro controla el proceso del vómito. Así, induce el cierre del píloro que precede a la contracción gástrica. Esto provoca que el diafragma se cierre. Los músculos abdominales acentúan la propulsión del contenido del estómago hacia el esófago y luego hacia la boca.

Tratamiento natural para calmar las náuseas y los vómitos

El tratamiento natural de las náuseas y los vómitos se logra mediante la preparación de remedios herbales.

  • Té de jengibre
    El jengibre contiene componentes antieméticos, shogaol y gingerol. El consumo diario de jengibre no tiene grandes desventajas.
    Para un té de jengibre, se ladra un rizoma de 2 cm de tamaño. Se ralla y se vierte en agua al principio de la ebullición. Cubre la mezcla durante 5 minutos. Se tamiza y luego se mantiene caliente. Añade la mitad del zumo de un limón y la miel tanto como quieras. El consumo de este té de hierbas no está limitado. Se puede beber durante todo el día.
    Por las propiedades anticoagulantes del jengibre, no se recomienda esta infusión antes de la cirugía.
  • El té de hierbas de galanga
    Relacionada con el jengibre, la galanga lo reemplaza en la gastronomía y la medicina natural. Previene eficazmente las náuseas y los vómitos. Actúa como un estimulante gástrico. Promueve la digestión y aumenta el apetito. Cura varios trastornos digestivos como flatulencias o espasmos abdominales.Para preparar una taza de té de hierbas, se utiliza 1 gramo de rizoma galangal. Esta cantidad de galanga se sumerge en una taza de agua hirviendo. Una pausa de unos & minutos permite extraer los elementos activos de la planta. Tal taza constituye una dosis del remedio. Esta cantidad puede tomarse repetidamente en el transcurso de un día. Es necesario en caso de molestias en el tracto digestivo.

Como alternativa al té de hierbas, la galanga también se utiliza para hacer una decocción.

También te puede interesar leer: El té de hibisco ayuda a reducir la presión arterial