Bienestar

Calidad del sueño ¿Por qué disminuye cuando nos hacemos mayores?

Es común que la calidad del sueño se deteriore significativamente a medida que envejecemos. Según un estudio reciente, este fenómeno es causado por la pérdida progresiva de una clase de neuronas especializadas en el control de la vigilia.

Muchas personas de edad avanzada tienen dificultades para dormir normalmente, ya que su sueño se caracteriza por ser frágil. El impacto de este sueño fragmentado está lejos de ser insignificante, ya que se estima que una persona de 70 años duerme en promedio una hora menos por noche que cuando tenía 20 años.

Además de estar asociado con una mayor fatiga y una disminución del estado de alerta, varios estudios sugieren que esta deficiencia de sueño aumenta el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades como la diabetes de tipo 2, ciertos trastornos cardiovasculares y el deterioro cognitivo. La identificación de los mecanismos responsables de esta pérdida de sueño durante el envejecimiento podría, por lo tanto, tener enormes repercusiones en la salud y el bienestar de las personas mayores.

Pérdida de neuronas deterioran la calidad del sueño

El ciclo sueño/despertar está controlado en gran medida por lo que se denomina «núcleo ventrolateral preóptico (PVLPN)», un pequeño grupo de neuronas situado en el hipotálamo.
Cuando dormimos, estas neuronas secretan neurotransmisores inhibidores (GABA, galanina) que bloquean las actividades de otras neuronas implicadas en la vigilia, manteniendo el cerebro sumergido en el sueño. Recientes hallazgos de científicos de Harvard y Toronto sugieren que el sueño fragmentado durante el envejecimiento puede ser causado por una marcada disminución en el número de estas neuronas.

Estos científicos analizaron los datos recogidos de 1.000 personas de 65 años o más y les hicieron un seguimiento hasta que murieron. Inicialmente, se evaluó la calidad del sueño de estas personas mediante un registro actigráfico (un dispositivo que mide los movimientos de una persona); los resultados obtenidos se correlacionaron luego con el número de neuronas centrales VLPO observadas en el cerebro de los sujetos después de su muerte.

Los resultados son inequívocos en pacientes sin enfermedad de Alzheimer, el número de neuronas VLPO fue inversamente correlaciones con la de fragmentación del sueño; es decir, cuanto menos neuronas había, peor era la calidad del sueño. Esta asociación es aún más sorprendente en las personas con la enfermedad de Alzheimer y es probable que la desaparición de estas neuronas del sueño sea responsable de la fragmentación del sueño que es específica de estos pacientes.

Algunos consejos para preservar el sueño

La identificación del núcleo de la VLPO como un sitio de control del sueño es importante ya que permitiría el desarrollo de nuevos enfoques terapéuticos; dirigidos específicamente a esta región del cerebro para contrarrestar el deterioro del sueño en los ancianos.

Mientras tanto, es importante recordar que el sueño de calidad se influencia por muchos aspectos del estilo de vida, incluso en edades avanzadas. Los adultos mayores que tienen un estilo de vida activo, como caminar o la jardinería, generalmente duermen mucho mejor que los que son sedentarios. Reducir el consumo de cafeína y alcohol y eliminar las comidas pesadas a altas horas de la noche también puede contribuir a mejorar el sueño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.