Bienestar

La Calidad del sueño: cómo mejorarla a medida que se envejece

El envejecimiento puede afectar la calidad de su sueño. Es posible que se despierte más a menudo y duerma con menos regularidad que cuando era más joven. Aquí hay 8 consejos útiles para superar estos problemas.

Cambios en la calidad del sueño a medida que envejece

A medida que envejece, puede que se despierte varias veces durante la noche, todas las noches. Y puede que se pregunte: «¿Es esto una consecuencia natural del envejecimiento, o es algo malo?

Tenga la seguridad de que no hay motivo de alarma. Uno de los cambios más comunes y pronunciados en el sueño que acompaña al envejecimiento es despertarse más a menudo. La causa más probable es algún tipo de molestia física, como la necesidad de ir al baño o de reposicionar una articulación dolorosa.

Afortunadamente, las personas mayores generalmente son capaces de volver a dormirse tan rápido como las personas más jóvenes. Además, la mayoría de los cambios del sueño relacionados con la edad ocurren antes de los 60 años, incluido el tiempo que tarda en dormirse, que no aumenta mucho más tarde en la vida.

Otros cambios que forman parte del envejecimiento normal incluyen dormir menos en general y pasar menos tiempo en el ciclo del movimiento ocular rápido (MOR), la fase de sueño del sueño. Estos cambios pueden variar enormemente de una persona a otra y, por lo general, afectan más a los hombres que a las mujeres.

Envejecer no es necesariamente una sentencia a un sueño inquieto por el resto de la vida. Aunque no se puede cambiar la forma en que han cambiado los patrones y ritmos naturales de sueño, hay muchas técnicas sencillas que se pueden intentar para limitar los patrones de sueño perturbador y mejorar la calidad del mismo.

8 consejos para volver a tener una buena calidad de sueño

  1. Revise sus medicamentos y suplementos dietéticos con su médico o farmacéutico y considere los cambios en su uso que puedan afectar la calidad del sueño.
  2. Dejar de beber dos horas antes de acostarse para minimizar los viajes al baño.
  3. Si el dolor le mantiene despierto por la noche, hable con su médico para saber si tomar un analgésico de venta libre antes de acostarse puede ayudarle. Puede que no impida que te despiertes, pero puede hacer que sea más fácil volver a dormirte.
  4. Mantenga su entorno de sueño tan oscuro como sea posible. Esto significa limitar la iluminación del televisor, la pantalla del ordenador y los dispositivos móviles. La luz perturba el ritmo natural de sueño de su cuerpo.
  5. Limite su consumo de cafeína, especialmente en las ocho horas antes de acostarse.
  6. Evite el alcohol cerca de la hora de acostarse. El alcohol puede ayudarle a dormirse, pero una vez que se ha ido, hace que sea más probable que se despierte durante la noche.
  7. Para mantener un buen ciclo de sueño, limita las siestas diurnas a sólo 10 o 20 minutos. Si encuentra que las siestas diurnas le dan menos sueño a la hora de acostarse, evite la siesta por completo.
  8. Si tiene problemas para dormirse, pruebe a tomar de 1 a 2 miligramos de melatonina (busque las pastillas de liberación prolongada) unas dos horas antes de acostarse.

Es importante aspirar a dormir de siete a ocho horas cada noche. Si tiene una mala calidad de sueño a pesar de estas medidas, o si está cansado o somnoliento la mayoría de los días, hable con su médico o terapeuta.

También te puede interesar leer: Los granos enteros te alargan la vida y mejoran la calidad de esta

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.